#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f p,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f em,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f .column-title,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f .text-divider-double,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f .sep,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f .sep-2,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f .sep-3,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f td,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f th,#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f caption{color:#70707c;}#wpv-column-6f4763576abeeac8e059dc8d3d309d6f:before{background-color:transparent;}
Ecografía abdominal
Ecografía abdominal es utilizada para examinar los órganos internos del abdomen: hígado, vesícula biliar, bazo, páncreas y riñones por 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Reflujo gastroesofágico en bebés

Reflujo gastroesofágico en bebés o reflujo en los bebés es una afección en la cual los contenidos estomacales se devuelven desde el estómago hasta el esófago (el conducto que va desde la boca hasta el estómago) después de comer. Este artículo aborda el reflujo en bebés.

Síntomas del reflujo gastroesofágico en bebés
  • Tos, especialmente después de comer
  • Llanto excesivo como si se tuviera dolor
  • Vómito excesivo durante las primeras semanas de vida; empeora después de comer
  • Vómito extremadamente fuerte
  • No alimentarse bien
  • Negarse a comer
  • Crecimiento lento
  • Pérdida de peso
  • Sibilancias u otros problemas respiratorios
Causas del reflujo gastroesofágico en bebés

Cuando una persona come, el alimento pasa desde la garganta al estómago a través del esófago. El esófago se conoce como tubo de paso de los alimentos o de la deglución.

Una vez que el alimento está en el estómago, un anillo de fibras musculares impide que éste regrese al esófago. Estas fibras musculares se denominan esfínter esofágico inferior o EEI.

Si este músculo no se cierra bien, el alimento se puede devolver al esófago y esto se denomina reflujo gastroesofágico (ERGE).

En los bebés, es normal que se presente una pequeña cantidad de reflujo gastroesofágico. De hecho, más de la mitad de los bebés tendrá reflujo durante los primeros tres meses.

El reflujo persistente con vómito frecuente lleva a la irritación del esófago y melindres en el bebé. El reflujo asociado con pérdida de peso o el reflujo que ocasiona dificultad respiratoria se considera anormal.

Pruebas y exámenes del reflujo gastroesofágico en bebés

El médico a menudo puede hacer el diagnóstico con base en los síntomas y el examen físico o chequeos médicos del bebé.

Se pueden pedir exámenes si su hijo no está saludable o creciendo bien o cuando los síntomas son severos y no mejoran con tratamiento. Los exámenes que se pueden realizar abarcan:

  • Control del pH esofágico para determinar con qué frecuencia y durante cuánto tiempo el ácido gástrico ingresa al esófago
  • Radiografía del esófago
  • Radiografía de las vías digestivas altas después de que se le ha dado a beber al bebé un líquido especial, llamado medio de contraste
El tratamiento del reflujo gastroesofágico en bebés

Si su bebé está regurgitando más de lo esperado, pero aún está creciendo bien y parece contento, tal vez no se necesite ningún cambio en la alimentación.

Hable con el médico o la enfermera respecto a algunos cambios simples que se pueden hacer al alimentarlo:

  • Haga eructar a su bebé después de beber 30 a 60 ml de leche maternizada o después de alimentarlo en cada lado si lo está amamantando.
  • Agregue 1 cucharada de cereal de arroz a 60 ml de leche maternizada, leche o leche materna exprimida. De ser necesario, cambie el tamaño del pezón del biberón o hágale un pequeño corte en X.
  • De ser posible, sostenga al bebé erguido durante 20 a 30 minutos después de alimentarlo.
  • Eleve la cabeza de la cuna, de ser posible. Sin embargo, su bebé todavía debe dormir boca arriba, a menos que el médico sugiera lo contrario.
Cuando el bebé empiece a ingerir alimentos sólidos, es posible que los alimentos espesos ayuden.

Algunas veces, se utilizan medicamentos para reducir el ácido o incrementar el movimiento de los intestinos.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94