#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 p,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 em,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 .column-title,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 .text-divider-double,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 .sep,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 .sep-2,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 .sep-3,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 td,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 th,#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2 caption{color:#70707c;}#wpv-column-18cc0baf969f7e2aa919e065fb8704c2:before{background-color:transparent;}
Chequeo Ginecológico
Los reconocimientos médicos ginecológicos son las revisiones periódicas que se ha de someter la mujer con objeto de descartar una posible patología oculta que afecte a su aparato genital. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Prolapso uterino

Prolapso uterino, hernia del piso pélvico, eelajación pélvica o prolapso del útero es la caída o deslizamiento del útero desde su posición normal en la cavidad pélvica hacia la cavidad vaginal.

Síntomas del prolapso uterino
  • Sensación de estar sentada en una bola pequeña
  • Relación sexual difícil o dolorosa
  • Micción frecuente o necesidad urgente y repentina de vaciar la vejiga
  • Lumbago
  • Dolor durante la relación sexual
  • Protrusión del útero y el cuello uterino a través de la abertura vaginal
  • Infecciones vesicales repetitivas
  • Sensación de pesadez o tracción en la pelvis
  • Sangrado vaginal o aumento del flujo vaginal
Muchos de los síntomas empeoran al pararse o sentarse por períodos prolongados. Causas del prolapso uterino

El útero se sostiene en su posición en la pelvis por músculos, ligamentos especiales y otros tejidos.

El útero cae dentro de la cavidad vaginal (prolapso) cuando estos músculos y tejidos conectivos se debilitan.

El prolapso uterino generalmente sucede en las mujeres que han tenido uno o más partos vaginales.

El envejecimiento normal y la falta estrógenos después de la menopausia también pueden causar prolapso uterino.

La tos crónica y la obesidad incrementan la presión en el piso pélvico y pueden contribuir al prolapso.

El prolapso uterino también puede ser causado por un tumor pélvico, aunque esto es poco común.

El estreñimiento crónico y el pujo asociado con éste pueden empeorar el prolapso uterino.

Pruebas diagnósticas del prolapso uterino

Un examen pélvico realizado mientras la mujer está haciendo contracción (como si tratara de expulsar un bebé) mostrará cuánto baja el útero.

  • El prolapso uterino es leve cuando el cuello uterino baja hasta la parte inferior de la vagina.
  • El prolapso uterino es moderado cuando el cuello uterino baja por fuera de la abertura vaginal.
El examen pélvico puede revelar que la vejiga, la pared anterior de la vagina (cistocele) o el recto y la pared posterior de la vagina (rectocele) están ingresando al área vaginal.

La uretra y la vejiga también pueden estar ubicadas en la pelvis más abajo de lo normal.

Si un tumor está causando el prolapso (poco común), se puede notar una masa en el examen pélvico.

El tratamiento del prolapso uterino

El tratamiento no es necesario, a menos que los síntomas sean molestos. La mayoría de las mujeres buscan tratamiento cuando el útero baja hasta la abertura de la vagina.

Un prolapso uterino se puede tratar con un pesario vaginal o con cirugía.

PESARIO VAGINAL

Es un dispositivo de caucho o plástico en forma de rosca que se introduce en la vagina para sostener el útero en su lugar y puede ser una forma temporal o permanente de tratamiento.

Los pesarios vaginales se ajustan para cada mujer en forma individualizada. Algunos pesarios son similares al dispositivo del diafragma empleado para el control natal.

A muchas mujeres se les puede enseñar cómo insertar, limpiar y retirar el pesario por sí mismas.

Los pesarios pueden causar un flujo irritante y de olor anormal y requieren de una limpieza periódica, algunas veces hecha por el médico o la enfermera.

En algunas mujeres, los pesarios pueden rozar e irritar la pared vaginal (mucosa) y, en algunos casos, pueden causar daño a la vagina.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94