#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e p,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e em,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e .column-title,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e .text-divider-double,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e .sep,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e .sep-2,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e .sep-3,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e td,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e th,#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e caption{color:#70707c;}#wpv-column-b20b549bff44c0d57e57d37f5ab7894e:before{background-color:transparent;}
Perfil Genético Nutricional
Es un servicio de medicina preventiva y personalizada para el asesoramiento nutricional de acuerdo con nuestro perfil genético

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Preferencia por un solo alimento

Preferencia por un solo alimento, renuencia a comer o miedo a los alimentos nuevos. La preferencia por un solo alimento (food jag) se da cuando el niño únicamente come un alimento comida tras comida. Algunos otros comportamientos alimentarios comunes en la infancia que pueden causar alarma en muchos padres son, entre otros, el temor a los nuevos alimentos y el rechazo a comer lo que se sirve.

Funciones

A veces, los hábitos de alimentación de los niños son una forma de sentirse independientes, lo cual únicamente marca el desarrollo normal en ellos.

Recomendaciones

Si el alimento preferido es nutritivo y fácil de preparar, se debe continuar ofreciéndolo al niño en cada comida, pero también se debe añadir otra variedad de alimentos. Por lo general, el niño comenzará a consumir los otros alimentos dentro de poco tiempo. Muchas veces, servir la comida antes de que al niño le dé hambre ayuda a evitar la situación.

Una vez que el niño tiene en su mente lo que desea para la cena, es casi imposible conseguir que acepte un alimento diferente. No hay que preocuparse si durante una comida el niño no consume mucho alimento, porque él lo compensará con otra comida o refrigerio. Los niños saludables regulan lo que necesitan comer para crecer adecuadamente sin la supervisión de los padres y lo que se debe hacer es suministrarles alimentos nutritivos durante las comidas y refrigerios.

Aunque más adelante se tratan situaciones específicas, algunas recomendaciones generales pueden ser las siguientes:

  1. Se debe dar ejemplo comiendo una variedad de alimentos saludables.
  2. Se recomienda preparar comidas que sean placenteras para el ojo, con diferentes colores y texturas.
  3. Se recomienda comenzar a introducir nuevos sabores en especial de hortalizas verdes desde muy temprano, incluso a los 6 meses en forma de alimento para bebé.
  4. Nunca se debe obligar a un niño a comer. Las horas de las comidas no se deben convertir en un momento de conflicto, ya que los niños lo harán cuando tengan hambre.
  5. Se deben evitar los refrigerios con mucho azúcar entre las comidas, lo cual les permite sentir suficiente hambre.

TEMOR A LOS NUEVOS ALIMENTOS:

El temor a los nuevos alimentos es común en los niños y no se los debe obligar a consumirlos. Se requieren muchas exposiciones al nuevo alimento antes de que un niño se sienta con el suficiente valor para probarlo. Hay que seguir ofreciéndole nuevos alimentos, lo cual ayudará a incrementar la posibilidad de que el niño los pruebe y que incluso le gusten.

La regla que dice que: “uno tiene que degustar al menos cada alimento en su plato” podría funcionar en algunos niños. Sin embargo, con un niño desafiante, podría comenzar una guerra innecesaria. Los niños imitan el comportamiento de los adultos y si otro miembro de la familia no prueba los alimentos nuevos, no se puede esperar que el niño quiera experimentar.

No es conveniente tratar de rotular los hábitos de alimentación de los niños. Las preferencias por la comida cambian con el tiempo y sólo porque a Sally no le gustaron las zanahorias la primera vez que las probó, no significa que no le van a gustar más adelante. Al comienzo, puede parecer como un desperdicio de comida pero, a la larga, un niño que acepte una gran variedad de alimentos hace mucho más fácil la planificación y preparación de comidas.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94