Consulta de Urología

La dedicación de nuestros urólogos especialistas posibilita la realización de consultas médicas y pruebas en lapsos de tiempo reducidos, obteniendo a menudo resultados en menos de 3 días.
Precio de la consulta 50 €

Reparación de la extrofia vesical

Reparación de la extrofia vesical, reparación del defecto congénito en la vejiga, reparación de la vejiga evertida, reparación de la vejiga expuesta o reparación de la extrofia de vejiga es una cirugía para reparar un defecto congénito en el cual la vejiga está al revés y sobresale de la pared abdominal. Los huesos de la pelvis también están separados.

Definición

La reparación de la extrofia vesical implica dos cirugías: una para reparar la vejiga y otra para unir los huesos de la pelvis entre sí.

La primera cirugía separa la vejiga expuesta de la pared abdominal y cierra la vejiga. Se reparan el cuello de la vejiga y la uretra, y se deja puesta una sonda hueca y flexible, llamada catéter, para drenar la orina de la vejiga a través de la pared abdominal. Se deja una segunda sonda en la uretra para favorecer la cicatrización.

La segunda cirugía, de los huesos de la pelvis, se puede hacer junto con la reparación de la vejiga o se puede aplazar durante semanas o meses.

Se puede necesitar una tercera cirugía si hay un defecto en el intestino.

Por qué se realiza la cirugía de la extrofia vesical

La cirugía se recomienda para niños que nacen con extrofia vesical. La extrofia vesical ocurre más a menudo en los hombres y, con frecuencia, está asociada con otros defectos congénitos.

La cirugía es necesaria para:

  • Permitirle al niño desarrollar el control urinario normal
  • Evitar problemas futuros con la función sexual
  • Mejorar la apariencia física del niño (los órganos genitales lucirán más normales)
  • Prevenir una infección que pudiera causar daño a los riñones

Algunas veces, la vejiga es demasiado pequeña al nacer, de manera que la cirugía se posterga hasta que ésta haya crecido. En este caso, el recién nacido se envía para la casa con antibióticos y la vejiga, que está por fuera del abdomen, debe mantenerse humectada.

Puede tomar meses para que la vejiga crezca hasta el tamaño correcto. El bebé será vigilado muy de cerca por un equipo médico para determinar cuándo debe tener lugar la cirugía.

Cuales son los riesgos de la cirugía de la extrofia vesical

Los riesgos con este procedimiento pueden ser:

Los riesgos de cualquier anestesia son:

  • Problemas respiratorios
  • Reacciones a los medicamentos

Los riesgos de cualquier cirugía son:

  • Sangrado
  • Infección

Antes de la cirugía

La mayoría de las reparaciones de extrofia vesical se hacen cuando su hijo tiene unos pocos días de nacido, antes de salir del hospital. En este caso, el personal del hospital preparará a su hijo para la cirugía.

Si la cirugía no se realizó cuando su hijo era un recién nacido, el pediatra puede solicitar lo siguiente cuando sea tiempo de llevar a cabo la intervención quirúrgica:

  • Examen de orina (urocultivo y análisis de orina) para chequear en la orina del niño si hay infección y verificar el funcionamiento renal
  • Análisis de sangre (hemograma o conteo sanguíneo completo, electrolitos y pruebas renales)
  • Registro de la diuresis
  • Radiografía de los huesos y de la parte baja del estómago del niño
  • Ecografía renal para revisar los riñones del niño

Coméntele siempre al pediatra o a la enfermera:

  • Qué fármacos está tomando su hijo
  • Incluso fármacos o hierbas que usted compró sin una receta

Durante los días antes de la cirugía:

  • 10 días antes de la cirugía, se puede solicitar que su hijo deje de tomar ácido acetilsalicílico (Aspirina), ibuprofeno, warfarina (Coumadin) y cualquier otro fármaco que dificulte la coagulación de la sangre.

Ver el articulo completo