Consulta de Cardiología

La consulta de cardiología es un paquete completo de alta gama, que consta de eletrocardiograma, ecocardiograma doppler color.
Precio de consulta 50 €

Reanimación cardiopulmonar en bebés

Reanimación cardiopulmonar en bebés es un procedimiento de salvamento que se lleva a cabo cuando la respiración o los latidos cardíacos de un bebé han cesado, como en casos de ahogamiento, sensación de ahogo, asfixia o lesiones. La reanimación cardiopulmonar (RCP) es una combinación de:

  • Respiración boca a boca, la cual provee oxígeno a los pulmones del bebé.
  • Compresiones cardíacas, las cuales mantienen la sangre del bebé circulando.

Se puede presentar daño cerebral o la muerte en unos pocos minutos si el flujo de sangre en un bebé se detiene. Por lo tanto, se debe continuar con estos procedimientos hasta que los latidos y la respiración del bebé retornen o llegue ayuda médica entrenada.

Consideraciones generales

La RCP puede salvar vidas, pero las personas que mejor la realizan son aquellas que han recibido entrenamiento para tal fin en un curso acreditado. Los procedimientos descritos aquí no sustituyen el entrenamiento en RCP.

Todos los padres de familia y a aquellos que se encargan de cuidar niños deben aprender RCP para bebés y niños si todavía no lo han hecho. Esta joya del conocimiento es algo de lo que ningún padre debe prescindir. (En www.americanheart.org se puede averiguar dónde se dictan clases cercanas.)

El tiempo es muy importante cuando se trata de un bebé inconsciente que no está respirando. La lesión cerebral permanente comienza después de únicamente 4 minutos sin oxígeno y la muerte puede ocurrir en tan solo 4 a 6 minutos más tarde.

Causas

Las principales razones por las cuales los latidos cardíacos y la respiración de un bebé se detienen incluyen ahogamiento, sensación de ahogo, asfixia, traumatismo craneal o lesiones graves, sangrado excesivo, descarga eléctrica, intoxicación y enfermedad pulmonar.

Síntomas

Primeros auxilios

Los siguientes pasos se basan en las instrucciones de la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón):

  1. Verificar si hay respuesta de parte del bebé. Sacudirlo o palmearlo suavemente. Observar si se mueve o hace algún ruido. Preguntarle en voz alta “¿Te sientes bien?”
  2. Si no hay respuesta, pedir ayuda. Enviar a alguien a llamar al 112. No se debe dejar al niño solo para ir personalmente a llamar al 112 hasta que se le haya practicado RCP aproximadamente por dos minutos.
  3. Colocar al bebé cuidadosamente boca arriba. Si existe la posibilidad de que el bebé tenga una lesión en la columna, dos personas deben moverlo para evitar torcerle la cabeza y el cuello.
  4. Abrir la vía respiratoria. Levantar la barbilla con una mano. Al mismo tiempo, inclinar la cabeza hacia atrás empujando la frente hacia abajo con la otra mano.
  5. Observar, escuchar y sentir si hay respiración. Poner el oído cerca de la nariz y boca del bebé. Observar si hay movimiento del pecho y sentir con la mejilla si hay respiración.
  6. Si el bebé no está respirando:
     

    • Cubrir firmemente con la boca la boca del bebé
    • Otra forma es cubrir sólo la nariz y mantener la boca cerrada
    • Mantener la barbilla levantada y la cabeza inclinada
    • Dar 2 insuflaciones boca a boca. Cada insuflación debe tomar alrededor de un segundo y hacer que el pecho se levante.
  7. Realizar compresiones cardíacas:
     

    • Colocar dos dedos en el esternón, justo debajo de los pezones, y asegurarse de no presionar en el extremo del esternón.
    • Mantener la otra mano en la frente del bebé, sosteniendo la cabeza inclinada hacia atrás.