#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 p,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 em,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 .column-title,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 .text-divider-double,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 .sep,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 .sep-2,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 .sep-3,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 td,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 th,#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68 caption{color:#70707c;}#wpv-column-93dd1b69fb99eec69849e2415932af68:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Retinopatía diabética

Retinopatía diabética, retinopatía por diabetes o fotocoagulación de la retina es un daño a la retina del ojo que ocurre con diabetes prolongada.

Ver también:

Síntomas de la retinopatía diabética

Con mucha frecuencia, la retinopatía diabética no provoca síntomas hasta que el daño a los ojos es grave.

Los síntomas de retinopatía diabética abarcan:

  • Visión borrosa y pérdida lenta de la visión con el tiempo
  • Moscas volantes
  • Sombras o áreas de visión perdidas
  • Dificultad para ver en la noche
Muchas personas con retinopatía diabética inicial no presentan síntomas antes de que ocurra un sangrado mayor en el ojo. Ésta es la razón por la cual toda persona con diabetes debe hacerse exámenes regulares de los ojos.

Causas de la retinopatía diabética

La retinopatía diabética es causada por el daño a los vasos sanguíneos de la retina. La retina es la capa de tejido en la parte de atrás del interior del ojo. Ésta transforma la luz y las imágenes que entran al ojo en señales nerviosas que son enviadas al cerebro.

Mire éste video sobre: Diabetes – condiciones retinales

Existen dos tipos o etapas de la retinopatía diabética:

  • La retinopatía no proliferativa se presenta primero.
  • La retinopatía proliferativa es la forma más grave y avanzada de la enfermedad.
La retinopatía diabética es la causa principal de ceguera en los estadounidenses en edad productiva. Las personas con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 están en riesgo de padecer esta afección.

El hecho de tener diabetes más grave durante un período de tiempo más prolongado incrementa las probabilidades de padecer retinopatía. También es más probable que la retinopatía se presente antes y que sea más grave si la diabetes ha estado mal controlada.

Casi toda persona que haya padecido diabetes más de 30 años mostrará signos de retinopatía diabética.

Pruebas y exámenes de la retinopatía diabética

El médico especialista puede diagnosticar la retinopatía diabética dilatando las pupilas con gotas para los ojos y examinado luego la retina cuidadosamente. También, se puede emplear una fotografía de la retina o una angiografía con fluoresceína.

Si usted tiene retinopatía diabética no proliferativa, el médico puede observar:

  • Vasos sanguíneos en el ojo que son más grandes en ciertos puntos (llamados microaneurismas).
  • Vasos sanguíneos que están bloqueados.
  • Pequeñas cantidades de sangrado (hemorragias retinianas) y líquido que escapa hacia la retina.
Si usted tiene retinopatía diabética proliferativa, el médico puede observar:
  • Nuevos vasos sanguíneos que empiezan a crecer dentro del ojo, lo cuales son frágiles y pueden sangrar.
  • Pequeñas cicatrices que se desarrollan en la retina y en otras partes del ojo (el humor vítreo).
El tratamiento de la retinopatía diabética

Para prevenir la retinopatía diabética:

  • Mantenga un control estricto del azúcar (glucosa) en la sangre, la presión arterial y los niveles de colesterol.
  • Deje de fumar.
Es posible que las personas con la forma temprana de la retinopatía diabética (no proliferativa) no necesiten tratamiento. Sin embargo, un oftalmólogo entrenado para tratar la retinopatía diabética debe hacerles un seguimiento cuidadoso.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94