#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 p,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 em,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 .column-title,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 .text-divider-double,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 .sep,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 .sep-2,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 .sep-3,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 td,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 th,#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6 caption{color:#70707c;}#wpv-column-bbd685d955470e5de80ac7f061b946a6:before{background-color:transparent;}
Resonancia Magnetica de Cerebral
En muchos casos, la RM da información que no puede ser visto en rayos X, ecografía o TAC. La resonancia magnética de la cabeza puede ser utilizado para buscar la causa de dolores de cabeza. Precio 270 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Espasticidad

Espasticidad, rigidez muscular o hipertonía se refiere a músculos tensos y rígidos. También se puede llamar “tensión” inusual o aumento del tono muscular. Los reflejos (por ejemplo, un reflejo rotuliano) son más fuertes o exagerados. La afección puede interferir con la actividad de caminar, el movimiento o el habla.

Ver también: calambres musculares.

Consideraciones

La espasticidad generalmente es causada por daño a la parte del cerebro involucrada en movimientos bajo su control. También puede ocurrir a raíz de un daño a los nervios que van desde el cerebro hasta la médula espinal.

Los síntomas de espasticidad abarcan:

  • Postura anormal.
  • Llevar los hombros, los brazos, la muñeca y los dedos de las manos a un ángulo anormal debido a la rigidez muscular.
  • Reflejos tendinosos profundos y exagerados (el reflejo rotuliano y otros reflejos).
  • Movimientos espasmódicos repetitivos (clono), especialmente al tocarlo o moverlo.
  • Tijereteo (cruce de piernas como se cerrarían las puntas de unas tijeras).
La espasticidad puede también afectar el habla. La espasticidad grave y prolongada puede conducir a la contractura de los músculos, lo cual puede reducir el rango de movimiento o dejar las articulaciones flexionadas.

Causas de EspasticidadEsta lista no incluye todas las afecciones que pueden causar espasticidad. Cuidados en el hogar

El ejercicio, con inclusión del estiramiento muscular, puede ayudar a que los síntomas sean menos intensos. La fisioterapia en el hogar también es útil.

Cuándo llamar a un médico especialista

Consulte con el médico si:

  • La espasticidad empeora.
  • Nota deformidad de las áreas afectadas.
Lo que se puede esperar en la clínica

El médico llevará a cabo un examen físico o chequeos médicos y hará preguntas acerca de los síntomas, como:

  • ¿Cuándo se notó por primera vez?
  • ¿Cuánto ha durado?
  • ¿Está siempre presente?
  • ¿Qué tan grave es?
  • ¿Qué músculos están afectados?
  • ¿Qué la mejora?
  • ¿Qué la empeora?
  • ¿Qué otros síntomas se presentan?
El médico especialista puede remitirlo a un fisioterapeuta. La fisioterapia consiste en diferentes ejercicios, entre ellos, ejercicios de estiramiento y fortalecimiento muscular. A los padres se les puede enseñar la forma de realizar la fisioterapia con el fin de que ellos puedan ayudarle a su hijo a realizarla en el hogar.

Los medicamentos para la espasticidad abarcan baclofeno, benzodiazepinas (como diazepam), clonidina, dandroleno, gabapentina y tizanidina. La toxina botulínica se puede inyectar en los músculos que presentan espasticidad. En raras ocasiones, se puede introducir una bomba en el líquido cefalorraquídeo para administrar medicamentos directamente en el sistema nervioso.

Algunas veces, una persona puede necesitar una cirugía para liberar el tendón o cortar la ruta del músculo y el nervio.

Temas relacionados sobre EspasticidadNombres alternativos

Rigidez muscular, Hipertonía

Referencias

Dobkin BH. Principios y prácticas de rehabilitación neurológica. En: Bradley WG, Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, eds. Bradley: Neurología en la práctica clínica. 5th ed. Philadelphia, Pa: Butterworth-Heinemann Elsevier; 2008:chap 52.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94