Consulta de Alergología

En el departamento de Alergología realizamos todas las pruebas necesarias para averiguar las causas, identificando los alergenos causantes del problema.
Precio de consulta 50 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Enfermedad por intoxicación con plomo

Enfermedad por intoxicación con plomo o saturnismo es la intoxicación crónica (a largo plazo) con el metal pesado llamado plomo.

Síntomas de la enfermedad por intoxicación con plomo

Los síntomas de intoxicación por plomo son numerosos y afectan a muchos sistemas corporales diferentes. La exposición crónica incluso a niveles bajos de plomo va en detrimento del desarrollo mental de los niños y se le ha relacionado con una disminución en el cociente intelectual y con problemas de comportamiento.

Otros síntomas de intoxicación por plomo pueden ser: irritabilidad, comportamiento agresivo, disminución del apetito y la energía, sueño insuficiente, dolores de cabeza, estreñimiento y pérdida de destrezas del desarrollo recientemente adquiridas (en niños pequeños). También son comunes la anemia y los cólicos abdominales.

Los niveles de plomo muy altos pueden causar encefalopatía aguda con vómito, marcha inestable, debilidad muscular, convulsiones o coma.

Causas de la enfermedad por intoxicación con plomo

El plomo se encuentra de forma natural en el ambiente en niveles muy bajos. Las fuentes con niveles relativamente altos de plomo son las pinturas antiguas (las modernas no contienen plomo) y los escapes de automóviles fabricados antes de 1980 (el plomo proveniente de los escapes de los vehículos se deposita finalmente como polvo en el suelo donde juegan los niños). Existen otras fuentes de contaminación como las jarras y las vajillas de peltre, las plomadas utilizadas para pescar y en las municiones para cazar aves.

En el pasado, los tubos de pasta dental eran fabricados con plomo y las latas de leche condensada eran soldadas con plomo, pero esto se corrigió. El plomo también se encuentra en el agua para beber de casas cuyas tuberías fueron unidas con soldaduras de plomo, pero los nuevos códigos de construcción exigen soldaduras libres de plomo.

Los bebés y niños que corren más riesgo son los que viven en las casas construidas antes de la década de los sesenta, donde la pintura solía contener plomo. Estos niños, cuando son pequeños, con frecuencia ingieren restos o polvos de las pinturas a base de plomo. Los suelos en las ciudades con alta densidad de tráfico pueden contener grandes niveles de plomo proveniente de los escapes de los vehículos.

Hay pocos síntomas precisos de la intoxicación con plomo. Los niveles muy altos pueden provocar una encefalopatía aguda, mientras que los niveles bajos de plomo se cree que afectan el desarrollo mental y se los ha relacionado con la disminución del CI y del funcionamiento mental. Sin embargo, las evidencias de esto aún son cuestionables. Es común la anemia por intoxicación con plomo.

Los síntomas específicos son imprecisos a excepción de hiperirritabilidad, comportamiento agresivo, disminución del apetito y de la energía, mal dormir, dolor de cabeza, estreñimiento y pérdida de destrezas del desarrollo recién adquiridas. También pueden presentarse cólicos abdominales.

En la intoxicación severa con plomo, se desarrolla una encefalopatía con vómitos, andar tambaleante, debilidad motora por una neuropatía periférica, convulsiones y coma.

Pruebas diagnósticas de la enfermedad por intoxicación con plomo

Entre los exámenes se incluyen:

El tratamiento de la enfermedad por intoxicación con plomo

En los casos de exposición prolongada:

  • Alejar a la persona del foco de plomo o eliminar la fuente de plomo
  • Terapia de quelación para eliminar el plomo del organismo

En los casos en donde una persona potencialmente ha ingerido dosis tóxicas de plomo en un corto período de tiempo se podrían efectuar los siguientes tratamientos:

  • Lavado gástrico
  • Irrigación intestinal con una solución de polietileno glicol

Expectativas (pronóstico)

Las expectativas varían dependiendo de la severidad de la intoxicación.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 460 80 00