Consulta de Ginecología y Obstetricia

En el Departamento de Ginecología y Obstetricia ginecólogos y enfermeras ofrecen atención sanitaria a problemas obstétricos y ginecológicos de la mujer en todas las etapas de la vida desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia.
Precio de la consulta 50 €

Flujo vaginal

Flujo vaginal o secreción de la vagina se refiere a las secreciones provenientes de la vagina y puede variar en:

  • Consistencia (espeso, pastoso, líquido)
  • Color (transparente, turbio, blanco, amarillo, verde)
  • Olor (normal, inodoro, maloliente)

Consideraciones

El hecho de tener alguna cantidad de flujo vaginal es normal, especialmente si usted está en edad de procrear. Las glándulas en el cuello del útero producen un moco transparente. Estas secreciones se pueden tornar de un color blanquecino o amarillento al exponerse al aire, pero éstas son variaciones normales.

La cantidad de moco producido por las glándulas cervicales varía a lo largo de todo el ciclo menstrual, lo cual es normal y depende de la cantidad de estrógeno que circula en el cuerpo. También es normal que las paredes de la vagina liberen algunas secreciones, cuya cantidad depende de los niveles hormonales en el cuerpo.

Un flujo vaginal que súbitamente cambia de color, olor o consistencia, o aumenta o disminuye significativamente en cantidad, puede ser indicio de un problema subyacente, como una infección.

Causas del Flujo vaginal

Las siguientes situaciones pueden aumentar la cantidad de flujo vaginal normal:

  • Estrés emocional
  • Ovulación (la producción y liberación de un óvulo del ovario en la mitad del ciclo menstrual)
  • Embarazo
  • Excitación sexual

El flujo vaginal anormal puede deberse a:

  • Vaginitis atrófica (se observa en mujeres que han pasado por la menopausia y tienen niveles bajos de estrógenos)
  • Vaginosis bacteriana (VB): las bacterias que normalmente viven en la vagina se multiplican en forma exagerada, causando un flujo grisáceo y un olor a pescado que empeora después de una relación sexual. Esta afección por lo general no se transmite sexualmente.
  • Cáncer vaginal o de cuello uterino (rara vez es una causa de flujo excesivo)
  • Clamidia
  • Vaginitis descamativa y liquen plano
  • Un tampón o un objeto extraño olvidado
  • Gonorrea
  • Otras infecciones y enfermedades de transmisión sexual
  • Tricomoniasis
  • Candidiasis vaginal

Cuidados en el hogar

Para ayudar a prevenir y tratar el flujo vaginal:

  • Mantenga el área genital limpia y seca.
  • No tome duchas vaginales. Si bien muchas mujeres se sienten más limpias si utilizan duchas vaginales después de una menstruación o relación sexual, puede en realidad empeorar el flujo vaginal, ya que ésta elimina las bacterias sanas que recubren la vagina y que están allí para protegerla contra una infección. También puede llevar a infección en el útero y las trompas de Falopio y nunca se recomienda.
  • Utilice una crema vaginal o un supositorio de venta libre para el tratamiento de candidiasis vaginal SI usted sabe que padece dicha infección.
  • Tome yogur con cultivos vivos o tabletas de Lactobacillus acidophilus cuando esté tomando antibióticos para evitar una candidiasis vaginal.
  • Use condones para evitar contraer o diseminar enfermedades de transmisión sexual.
  • Evite el uso de aerosoles, fragancias o polvos de higiene femenina en el área genital.
  • Evite el uso de pantalones largos o cortos extremadamente apretados, los cuales pueden causar irritación.
  • Use ropa interior de algodón o pantimedias con entrepierna de algodón. Evite la ropa interior hecha de seda o nailon debido a que estos materiales no son muy absorbentes y restringen el flujo de aire. Esto puede incrementar la sudoración en el área genital, lo cual puede ocasionar irritación.
  • Use protectores y no tampones
  • Si tiene diabetes, mantenga un buen control de los niveles de glucemia.