#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 p,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 em,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 .column-title,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 .text-divider-double,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 .sep,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 .sep-2,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 .sep-3,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 td,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 th,#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93 caption{color:#70707c;}#wpv-column-5f27edb0127e5d8b63b0ab41b9982d93:before{background-color:transparent;}
Chequeo Otorrinolaringológico
Nuestros otorrinos ofrecen diagnóstico y tratamiento de todas las enfermedades, trastornos y afecciones relacionadas con los oídos, nariz y garganta. Precio del chequeo 100 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Mareo

Mareo, vértigo, pérdida del equilibrio o sensación de mareo es un término que a menudo se utiliza para describir dos síntomas diferentes: sensación de mareo y vértigo.

El mareo es una sensación como que uno se podría desmayar.

Vértigo es una sensación de que uno está girando o moviéndose, o de que el mundo está girando en torno a uno. Ver también: trastornos asociados con el vértigo.

Consideraciones

La mayoría de las causas de mareo no son graves y mejoran espontáneamente de forma rápida o se tratan de manera fácil.

Causas de: Mareo

Un mareo se presenta cuando al cerebro no está llegando suficiente sangre, lo cual puede suceder si:

  • Se presenta una disminución repentina en la presión arterial.
  • Su cuerpo no tiene suficiente agua (deshidratado) a causa del vómito, la diarrea, la fiebre y otras afecciones.
  • Usted se levanta demasiado rápido después de sentarse o acostarse (esto es más común en personas mayores).
El mareo también puede ocurrir si usted tiene gripe, hipoglucemia, un resfriado o alergias.

Las afecciones más graves que puede conducir a un mareo son, entre otras:

  • Problemas cardíacos, tales como ritmo cardíaco anormal o ataque cardíaco.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Sangrado dentro del cuerpo.
  • Shock (caída extrema en la presión arterial).
Si se presenta cualquiera de estos trastornos graves, usted generalmente también experimenta síntomas como dolor torácico, una sensación de corazón acelerado, pérdida del habla, cambios en la visión u otros síntomas.

El vértigo puede deberse a:

Otras de vértigo o de sensación de mareo pueden abarcar:
  • Uso de ciertos medicamentos.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Esclerosis múltiple.
  • Convulsiones.
  • Tumor cerebral.
  • Sangrado en el cerebro.
Cuidados en el hogar

Si usted tiende a experimentar mareos al pararse:

  • Evite cambios repentinos de postura.
  • Levántese desde una posición de acostado lentamente y quédese sentado por unos momentos antes de pararse.
  • Al pararse, asegúrese de tener algo de donde prenderse.
Si usted tiene vértigo, los siguientes consejos pueden ayudarle a evitar que sus síntomas empeoren:
  • Quédese quieto y descanse cuando se presenten los síntomas.
  • Evite cambios súbitos en movimientos o posición.
  • Aumente lentamente la actividad.
  • Puede necesitar un bastón u otra ayuda para caminar cuando pierda el equilibrio durante un ataque de vértigo.
  • Evite las luces brillantes, la televisión y leer durante un ataque de vértigo, debido a que esto puede empeorar los síntomas.
Evite actividades como manejar, operar maquinaria pesada y escalar hasta una semana después de que sus síntomas desaparezcan, dado que un episodio repentino de mareo durante estas actividades puede ser peligroso.

Cuándo llamar a un médico especialista

Llame al número local de emergencias (como el 112 en España) o vaya al servicio de urgencias si usted está mareado y presenta:

  • Un traumatismo craneal.
  • Fiebre de más de 38.3º C (101° F), dolor de cabeza o mucha rigidez en el cuello.
  • Convulsiones.
  • Problemas para contener los líquidos.
  • Dolor torácico.
  • Palpitaciones cardíacas irregulares.
  • Dificultad para respirar.
  • Debilidad.
  • Incapacidad para mover un brazo o una pierna.
  • Cambios en la visión o el habla.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94