Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Sepsis en bebés

Sepsis en bebés, sepsis del neonato, septicemia neonatal o sepsis neonatal es la infección de la sangre que ocurre en un bebé de menos de 90 días de edad. La sepsis de aparición temprana se ve en la primera semana de vida, mientras que la sepsis de aparición tardía ocurre entre los días 8 y 89.

Síntomas del sepsis en bebés

Los bebés con sepsis neonatal pueden tener los siguientes síntomas:

  • Cambios en la temperatura corporal
  • Problemas respiratorios
  • Diarrea
  • Glucemia baja
  • Movimientos reducidos
  • Reducción en la succión
  • Convulsiones
  • Frecuencia cardíaca lenta
  • Área ventral hinchada
  • Vómitos
  • Piel y esclerótica de color amarillo (ictericia)

Causas del sepsis en bebés

Muchas bacterias diferentes, incluyendo la Escherichia coli (E. coli), Listeria y ciertas cepas de estreptococo, pueden causar sepsis neonatal.

La sepsis neonatal de aparición temprana se presenta más a menudo dentro de las 24 horas después del nacimiento. El bebé contrae la infección de la madre antes o durante el parto. Los siguientes factores incrementan el riesgo para un bebé de padecer este tipo de sepsis:

  • Infección durante el embarazo con estreptococos del grupo B.
  • Parto prematuro.
  • Romper aguas (ruptura de la bolsa de las aguas) que dura más de 24 horas antes del nacimiento.
  • Infección de tejidos de la placenta y líquido amniótico (corioamnionitis).

Los bebés con sepsis neonatal de aparición tardía resultan infectados después del parto. Los siguientes factores aumentan el riesgo para un bebé de padecer este tipo de sepsis:

  • Tener un catéter durante mucho tiempo en un vaso sanguíneo.
  • Permanecer en el hospital por un período de tiempo prolongado.

Pruebas diagnósticas del sepsis en bebés

Los exámenes de laboratorio pueden ayudar a diagnosticar la sepsis neonatal e identificar la bacteria que está causando la infección. Los análisis de sangre pueden abarcar:

  • Hemocultivo
  • Proteína C reactiva
  • Conteo de glóbulos blancos (CGB)

Se llevará a cabo una punción lumbar (punción raquídea) para examinar el líquido cefalorraquídeo en búsqueda de bacterias.

Si el bebé tiene tos o problemas respiratorios, se tomará una radiografía del tórax.

Los urocultivos se realizan en bebés que tienen más de unos cuantos días de edad.

Tratamiento del sepsis en bebés

A los bebés que estén en el hospital y a los que tengan menos de cuatro semanas de nacidos se les empiezan a suministrar antibióticos antes de que lleguen los resultados del laboratorio, los cuales pueden tardar de 24-72 horas. Esta práctica ha salvado muchas vidas.

Es posible que a los bebés mayores no se les suministren antibióticos si todos los resultados del laboratorio están dentro de los límites normales. En lugar de esto, al niño se le puede hacer un seguimiento minucioso de manera ambulatoria.

Los bebés que en realidad requieran tratamiento serán hospitalizados para realizarles el monitoreo.

El pronóstico

Con el tratamiento oportuno, muchos bebés con estas infecciones bacterianas se recuperarán por completo sin problemas perdurables. No obstante, la sepsis neonatal es una causa principal de muerte infantil y cuanto más rápidamente un bebé reciba el tratamiento, mejor será el desenlace clínico.

Posibles complicaciones

  • Invalidez
  • Muerte

Cuándo llamar a un médico especialista

Busque ayuda médica inmediata si su bebé muestra síntomas de sepsis neonatal.

Prevención del sepsis en bebés

Se pueden administrar antibióticos profilácticos a mujeres embarazadas que tengan corioamnionitis, estreptococos del grupo B o que antes hayan dado a luz a un bebé con sepsis debido a las bacterias.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM