#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 p,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 em,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 .column-title,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 .text-divider-double,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 .sep,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 .sep-2,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 .sep-3,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 td,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 th,#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606 caption{color:#70707c;}#wpv-column-2c86afd7522680016e36964df3afa606:before{background-color:transparent;}
Consulta de Psicología
En la Unidad de Psicología de la Clínica Dam se desarrollan programas de orientación y apoyo psicológico, así como psicoterapia individual con niños, adolescentes y adultos. Además, se realiza terapia familiar y de pareja. Precio 45 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Histeria clásica

Histeria clásica o síndrome de Briquet es una afección prolongada (crónica) en la cual una persona tiene síntomas físicos que involucran más de una parte del cuerpo, pero no se puede encontrar ninguna causa física.

El dolor y otros síntomas que las personas con este trastorno sienten son reales y no son creados ni fingidos (hacerse el enfermo).

Síntomas de la histeria clásica

Las personas con este trastorno tienen muchas dolencias físicas que duran años. Con mucha frecuencia, las dolencias implican problemas y dolor crónicos con el aparato digestivo, el sistema nervioso y el aparato reproductor.

Los síntomas a menudo interfieren con el trabajo y las relaciones interpersonales y llevan a muchas consultas con diferentes médicos.

Los síntomas a menudo empeoran con el estrés.

Algunos de los numerosos síntomas que se pueden presentar con la histeria clásica abarcan:

Causas de la histeria clásica

El trastorno generalmente comienza antes de los 30 años y tiende a ser más frecuente en las mujeres que en los hombres. Es más común en personas con síndrome del intestino irritable y dolor crónico.

En el pasado, se pensaba que este trastorno estaba relacionado con el estrés emocional. Al dolor se le restaba importancia por considerarse que estaba “todo en la cabeza”.

Sin embargo, los pacientes con histeria clásica parecen experimentar dolor u otros síntomas de una manera que aumenta su nivel de dolor. El dolor y la preocupación crean un ciclo que es difícil de romper.

Las personas que tienen antecedentes de maltrato físico o abuso sexual son más propensas a padecer este trastorno. Sin embargo, no toda persona con una histeria clásica tiene una historia de abuso.

A medida que los investigadores estudian las conexiones entre el cerebro y el cuerpo, hay más evidencia de que el bienestar emocional afecta la forma en la cual las personas perciben el dolor y otros síntomas.

Pruebas diagnósticas de la histeria clásica

Se realizan un examen físico o chequeos médicos completo y exámenes de diagnóstico para identificar causas físicas. El tipo de exámenes que se hace depende de los síntomas que uno tenga.

Se lleva a cabo una evaluación psicológica para identificar trastornos conexos.

Si, después de tener una evaluación completa, no se encuentra ninguna causa para explicar los síntomas, se puede diagnosticar la histeria clásica.

El tratamiento de la histeria clásica

El objetivo del tratamiento es ayudarle para que usted aprenda a controlar sus síntomas.

Tener una relación de apoyo con un médico es la parte más importante del tratamiento.

  • Usted debe tener sólo un médico de atención primaria para evitar que le hagan demasiados exámenes y procedimientos.
  • Programe citas médicas regulares para revisar los síntomas y cómo los está manejando. El médico debe explicarle cualquier resultado de los exámenes.
Encontrar un profesional en salud mental con experiencia en el tratamiento de este trastorno con psicoterapia puede servir.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94