Consulta de Neurología

En la Unidad de Neurología de la Clínica DAM, proporcionamos servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento de todas las patologías que afectan al sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso autónomo.
Precio de la consulta 50 €


Ilustración:

Plexopatía braquial

Plexopatía braquial, disfunción del plexo braquial, neuropatía del plexo braquial o síndrome de Parsonage-Turner es la presencia de dolor, disminución en el movimiento o la sensibilidad en el brazo y el hombro debido a un problema neurológico.

Síntomas de la plexopatía braquial

  • Entumecimiento del hombro, brazo y mano
  • Dolor de hombro
  • Sensaciones anormales, dolor, ardor, hormigueo (la localización depende del área lesionada)
  • Debilidad del hombro, brazo, mano o muñeca

Causas de la plexopatía braquial

La disfunción del plexo braquial (plexopatía braquial) es una forma de neuropatía periférica que se presenta cuando hay daño en el plexo braquial, un área donde se divide el conjunto de nervios que vienen de la médula espinal en los nervios individuales de los brazos.

El daño al plexo braquial generalmente está relacionado con una lesión directa al nervio, lesiones por estiramiento (incluyendo traumatismo al nacer), presión por tumores en el área o daño como consecuencia de la radioterapia.

La disfunción del plexo braquial también puede estar asociada con:

  • Anomalías congénitas que ejercen presión sobre el área del cuello
  • Exposición a toxinas, químicos o drogas
  • Afecciones inflamatorias, como las que se deben a un virus o un problema del sistema inmunitario

En algunos casos, no se puede identificar la causa.

Exámenes y pruebas de la plexopatía braquial

Un examen del brazo, la mano y la muñeca puede revelar un problema con los nervios del plexo braquial. Los signos pueden abarcar:

  • Deformidad del brazo o la mano
  • Dificultad para mover el hombro, el brazo, la mano o los dedos
  • Disminución en los reflejos del brazo
  • Atrofia muscular
  • Debilidad en la flexión de la mano

Una historia detallada puede ayudar a determinar la causa de la plexopatía braquial. La edad y el sexo son importantes debido a que algunos problemas del plexo braquial son más comunes en cierto grupo. Por ejemplo, los hombres jóvenes con mayor frecuencia tienen enfermedad del plexo braquial inflamatoria o posvírica llamada síndrome de Parsonage Turner.

Los exámenes que se pueden hacer para diagnosticar esta afección pueden abarcar:

  • Análisis de sangre
  • Radiografía de tórax
  • Electromiograma (EMG)
  • Resonancia magnética de la cabeza, el cuello y el hombro
  • Pruebas de conducción nerviosa
  • Biopsia del nervio (en muy pocas ocasiones se necesita)

El tratamiento de la plexopatía braquial

El tratamiento apunta a corregir la causa subyacente y permitirle a usted usar su mano y brazo tanto como sea posible. En algunos casos, no se requiere ningún tratamiento y la recuperación sucede de manera espontánea.

Se pueden necesitar analgésicos de venta libre o recetados para controlar el dolor. Igualmente, se pueden formular anticonvulsivos (fenitoína, carbamazepina, gabapentina y pregabalina), antidepresivos tricíclicos (amitriptilina y nortriptilina) u otros medicamentos (duloxetina). Use la dosis más baja posible para evitar efectos secundarios.

  • Se puede recomendar fisioterapia para algunas personas con el fin de ayudar a mantener la fuerza muscular.
  • La ayuda ortopédica puede aumentar su capacidad para usar la mano y el brazo. Dicha terapia puede involucrar corsés, férulas u otros aparatos.
  • Se pueden igualmente recomendar asesoría vocacional, terapia ocupacional, cambios ocupacionales, reentrenamiento en el trabajo u otras medidas.

Algunos pacientes con plexopatía braquial pueden beneficiarse de una cirugía si la compresión del nervio es la causa de los síntomas.

Si otros nervios también están afectados, se debe considerar la posibilidad de que exista un problema de salud subyacente que comprometa los nervios.

Ver el articulo completo