#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 p,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 em,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 .column-title,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 .text-divider-double,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 .sep,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 .sep-2,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 .sep-3,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 td,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 th,#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007 caption{color:#70707c;}#wpv-column-77221fdafa80bb10f0eae184758a8007:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Niño maltratado

El Niño maltratado es una forma grave de maltrato infantil causada por una sacudida violenta de un bebé o de un niño.

Consideraciones generales

El síndrome del niño maltratado puede presentarse incluso con una sacudida de sólo 5 segundos.

Esta sacudida generalmente tiene lugar cuando el bebé está llorando inconsolablemente y la persona que lo cuida se ve frustrada y pierde el control. La sacudida violenta puede ocasionar lesiones graves al bebé, daño cerebral permanente o la muerte.

Las lesiones tienen más probabilidades de suceder cuando existe tanto aceleración (a causa de la sacudida) como desaceleración (cuando la cabeza se golpea contra algo). Incluso golpear un objeto suave, como un colchón o una almohada, puede ser suficiente para lesionar a los recién nacidos y los bebés pequeños. El resultado es un tipo de desnucamiento o hiperextensión cervical, similar al que se observa en algunos accidentes automovilísticos. Muchos factores hacen que los bebés sean altamente vulnerables a tales fuerzas; por ejemplo, sus cerebros son más suaves, los ligamentos y músculos de sus cuellos son débiles y aún no han alcanzado un completo desarrollo y sus cabezas son grandes y pesadas en comparación con sus cuerpos.

Cuando un bebé o un niño pequeño es sacudido, su cerebro rebota contra el cráneo y esto puede ocasionar hematoma cerebral (contusión cerebral), inflamación, presión y sangrado dentro del cerebro.

Las venas grandes que se encuentran a lo largo de la parte exterior del cerebro pueden romperse, ocasionando más sangrado, hinchazón y aumento de presión. Esto fácilmente puede causar daño cerebral permanente o la muerte.

El hecho de sacudir a un bebé o a un niño pequeño también puede causar otras lesiones, como daño en el cuello, la columna y los ojos. El daño ocular es muy común y puede ocasionar pérdida de la visión (hemorragia retiniana).

Las lesiones ocasionadas por sacudir un bebé generalmente ocurren en niños menores de 2 años, pero se pueden observar en niños de hasta 5 años.

Causas del niño maltratado

En la mayoría de los casos, un padre, una madre o un cuidador en un momento de enojo sacude al niño para castigarlo o calmarlo; sin embargo, estas personas muchas veces no tenían el propósito de hacerle daño. No obstante, ésta es una forma de maltrato infantil.

El síndrome del niño maltratado no se ocasiona por dar saltos suaves, balancearlo mientras se juega, levantarlo en el aire o al trotar con él cargado. De la misma manera, es poco probable que este síndrome se presente a causa de accidentes como caerse de una silla, rodar por las escaleras o caer accidentalmente de los brazos de alguien. Las caídas pequeñas pueden ocasionar otro tipo de traumatismos craneales, aunque con frecuencia son de menor gravedad.

Síntomas del niño maltratado

Los síntomas pueden variar de leves a graves y pueden abarcar:

Por lo general, no hay signos físicos de lesiones, como hematomas, sangrado o hinchazón.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94