#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 p,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 em,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 .column-title,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 .text-divider-double,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 .sep,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 .sep-2,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 .sep-3,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 td,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 th,#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9 caption{color:#70707c;}#wpv-column-3a2cb211374f7a4b9c5b0afadd0412b9:before{background-color:transparent;}
Ecografía muscular
La ecografía muscular usa ondas sonoras para producir imágenes de los músculos, los tendones, los ligamentos y las articulaciones de todo el cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar torceduras, esguinces, roturas y otras afecciones de los tejidos blandos. La ecografía es segura, no es invasivo y no utiliza radiación ionizante. Precio 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Condromalacia rotuliana

Condromalacia rotuliana, síndrome femororrotuliano o dolor de rodilla y condromalacia es el reblandecimiento y descomposición del tejido (cartílago) que recubre por debajo de la rótula.

Es una causa común de dolor anterior de rodilla.

Síntomas de la condromalacia rotuliana
  • Sensación de rozamiento o fricción cuando se flexiona la rodilla (se desplaza de manera tal que el tobillo se acerca a la parte posterior del muslo)
  • Dolor de rodilla en la parte frontal que se presenta cuando usted se levanta después de estar sentado durante un período de tiempo prolongado
  • Dolor de rodilla que empeora al subir escalas o al levantarse de una silla
  • Sensibilidad en la rodilla
Causas de la condromalacia rotuliana

La condromalacia rotuliana se presenta en adolescentes y adultos jóvenes.

La afección es más común en las mujeres y puede estar relacionada con la posición anormal de la rodilla.

La rótula reposa sobre la parte frontal de la articulación de la rodilla. A medida que usted dobla o estira su rodilla, la parte inferior de la rótula se desliza sobre los huesos que constituyen dicha rodilla.

Los fuertes tendones ayudan a fijar la rótula a los huesos y músculos que rodean la rodilla. Estos tendones se denominan:

  • El tendón rotuliano (donde la rótula se fija a la tibia)
  • El tendón del cuádriceps (donde los músculos del muslo se fijan a la parte superior de la rótula)
Los problemas comienzan cuando la rótula no se desplaza apropiadamente y se roza contra la parte inferior del fémur. Esto puede suceder debido a que:
  • La rótula está en una posición anormal (también denominado alineamiento deficiente de la articulación femororrotuliana)
  • Hay rigidez o debilidad de los músculos en la parte del frente y de atrás del muslo
  • Usted está realizando demasiada actividad que le agrega tensión extra sobre la rótula (como correr, saltar o girar, practicar esquí y jugar fútbol)
  • Usted tiene pie plano
La condromalacia rotuliana también puede ser un signo de artritis de la rótula, que generalmente se observa en personas de avanzada edad.

Las personas que previamente hayan sufrido una dislocación, una fractura u otra lesión en la rótula son más propensas a desarrollar condromalacia.

Exámenes y pruebas de la condromalacia rotuliana

El médico llevará a cabo un examen físico. La rodilla puede estar sensible y levemente hinchada y es posible que la rótula no esté alineada perfectamente con el fémur (hueso de la cadera).

Cuando usted flexiona la rodilla, puede experimentar una sensación de rozamiento debajo de la rótula. Presionar la rótula cuando la rodilla se está estirando puede ser doloroso.

Las radiografías generalmente son normales, aunque una vista de la rótula con rayos X especiales puede mostrar signos de artritis o inclinación.

El tratamiento de la condromalacia rotuliana

El reposo temporal de la rodilla y tomar antinflamatorios no esteroides (AINES), como ibuprofeno, naproxeno o ácido acetilsalicílico (Aspirina), pueden ayudar a aliviar el dolor. Igualmente, la fisioterapia, especialmente el fortalecimiento del cuádriceps y el estiramiento de los tendones de la corva, puede servir.

Estire los músculos de la parte posterior (tendones de la corva) y frontal (cuádriceps) de la parte superior de la pierna.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94