#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b p,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b em,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b .column-title,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b .text-divider-double,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b .sep,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b .sep-2,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b .sep-3,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b td,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b th,#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b caption{color:#70707c;}#wpv-column-806173ffaa1e35c3b7d30397bd9c4c7b:before{background-color:transparent;}
Ecografía muscular
La ecografía muscular usa ondas sonoras para producir imágenes de los músculos, los tendones, los ligamentos y las articulaciones de todo el cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar torceduras, esguinces, roturas y otras afecciones de los tejidos blandos. La ecografía es segura, no es invasivo y no utiliza radiación ionizante. Precio 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Tendinitis aquílea

Tendinitis aquílea o tendinitis del talón es cuando el tendón de Aquiles resulta inflamado, hinchado y duele a nivel del talón.

El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla al talón y se utiliza para caminar, correr y saltar.

Síntomas de la tendinitis aquílea

Los síntomas incluyen dolor en el talón y a lo largo del tendón al caminar o al correr. El área puede sentirse dolorosa y rígida en la mañana.

El tendón puede doler al tacto o al moverlo y la piel que lo cubre puede estar hinchada y caliente. Usted puede tener dificultad para pararse en un dedo del pie.

Causas de la tendinitis aquílea

Hay dos músculos grandes en la pantorrilla: los gemelos (gastrocnemio) y el sóleo. Estos músculos generan la fuerza necesaria para empujar el pie o pararse en los dedos de los pies. El gran tendón de Aquiles conecta estos músculos al talón.

Dichos músculos son importantes para caminar. El tendón se puede inflamar, con mayor frecuencia como resultado de sobrecarga o artritis. La inflamación también puede presentarse a causa de lesión e infección.

La tendinitis debida a la sobrecarga es más común en personas jóvenes y puede ocurrir en caminantes, corredores u otros atletas. Deportes como el básquetbol, que implican saltar, ejercen mucha tensión sobre el tendón de Aquiles. Los saltos repetitivos pueden llevar a la tendinitis aquílea.

La tendinitis aquílea puede ocurrir más probablemente:

  • Después de un aumento súbito en la cantidad o intensidad de una actividad
  • Cuando los músculos de la pantorrilla están muy tensos (no están estirados)
La tendinitis a raíz de la artritis es más común en personas de mediana edad y ancianos. Un crecimiento o espolón óseo se puede formar en la parte posterior del talón, lo cual puede irritar el tendón de Aquiles y causar dolor e hinchazón.

Exámenes y pruebas de la tendinitis aquílea

El médico llevará a cabo un examen físico o chequeos médicos y buscará sensibilidad a lo largo del tendón y dolor en el área de éste, cuando uno se para en los dedos de los pies.

Las radiografías pueden ayudar a diagnosticar la artritis.

Se puede realizar una resonancia magnética si el médico está pensando en una cirugía o le preocupa el desgarro del tendón de Aquiles.

El tratamiento de la tendinitis aquílea

Los principales tratamientos para la tendinitis aquílea no involucran cirugía. Es importante recordar que pueden pasar al menos de 2 a 3 meses para que el dolor desaparezca.

Ensaye aplicando hielo en el tendón de Aquiles durante 15 a 20 minutos, dos a tres veces por día. Retire el hielo si el área se entumece.

Los cambios en la actividad pueden ayudar a manejar los síntomas:

  • Disminuya o suspenda cualquier actividad que cause dolor.
  • Corra o camine sobre superficies más lisas o más suaves.
  • Cambie a montar en bicicleta, nadar u otras actividades que causen menos tensión sobre el tendón de Aquiles.
  • El médico o el fisioterapeuta pueden mostrarle ejercicios de estiramiento para el tendón de Aquiles.
Ellos también pueden sugerir los siguientes cambios en el calzado:
  • Un dispositivo ortopédico o botas para mantener el talón y el tendón inmóviles y permitir que la hinchazón disminuya
  • Cuñas para levantar los talones puestas en el zapato bajo el talón
  • Zapatos que sean más suaves en las áreas por encima y por debajo de la almohadilla del talón
Los antinflamatorios no esteroides (AINES), tales como ácido acetilsalicílico (Aspirina) e ibuprofeno, pueden ayudar con el dolor o la hinchazón.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94