Consulta de Otorrinolaringología

El Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica DAM se dedica a las patologías relacionadas con el oído y las vías aero-digestivas superiores es decir boca, nariz, faringe, laringe.
Precio de la consulta 50 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Inserción de tubos en el oído

Inserción de tubos en el oído, miringotomía, timpanostomía, cirugía de tubos para el oído, tubos de ventilación o tubos ecualizadores de presión consiste en la colocación de tubos a través de los tímpanos. El tímpano es la delgada capa de tejido que separa el oído externo del oído medio.

Nota: este artículo se enfoca en la inserción de tubos en el oído en niños; sin embargo, la mayor parte de la información también se podría aplicar a adultos con síntomas o problemas similares.

Definición

Mientras el niño esté dormido y sin sentir dolor (anestesia general), se hace una pequeña incisión en el tímpano, a través de la cual se succiona cualquier líquido que se haya acumulado detrás de éste.

Luego, a través del tímpano, se coloca un pequeño tubo, el cual permite que el aire entre para que la presión sea igual en ambos lados del tímpano. Asimismo, el aire atrapado puede salir del oído medio. Esto evita la hipoacusia y reduce el riesgo de infecciones en el oído.

Por qué se realiza el procedimiento

La acumulación de líquido por detrás del tímpano del niño puede causar algo de hipoacusia. Pero la mayoría de los niños no tienen daño a largo plazo en su audición o en el habla, incluso cuando el líquido permanece allí durante muchos meses. Ver: otitis media con derrame.

La inserción de tubos en el oído se puede hacer cuando se acumula líquido por detrás del tímpano de su hijo y:

  • No desaparece después de 3 meses y ambos oídos están afectados.
  • No desaparece después de 6 meses y el líquido sólo está en un oído.

Las infecciones del oído que no desaparecen con tratamiento o que siguen reapareciendo también son razones para colocar un tubo en el oído. Si una infección no desaparece con tratamiento o si un niño tiene muchas infecciones del oído durante un período corto de tiempo, el médico puede recomendar tubos para el oído.

Los tubos para el oído también se usan algunas veces para personas de cualquier edad que tengan:

  • Una infección grave del oído que se propaga a huesos cercanos (mastoiditis) o al cerebro, o que daña los nervios cercanos.
  • Lesión por presión al oído por volar o bucear en aguas profundas (barotrauma).

Cuales son los riesgos

Los riesgos de la inserción de tubos en el oído abarcan:

  • Secreción del oído.
  • Agujero en el tímpano que no cicatriza después de que los tubos se desprenden.

Estos problemas generalmente no duran mucho tiempo y, por lo general, tampoco causan problemas en los niños. El médico especialista puede explicarle dichas complicaciones con más detalle.

Los riesgos de cualquier anestesia son:

  • Problemas respiratorios
  • Reacciones a los medicamentos

Los riesgos de cualquier cirugía son:

  • Sangrado
  • Infección

Antes del procedimiento

El otorrinolaringólogo de su hijo puede solicitar una historia clínica completa y un examen físico o chequeos médicos del niño antes de realizar el procedimiento. También se recomienda realizar un examen audiométrico antes del procedimiento.

Coméntele siempre al pediatra o al personal de enfermería:

  • Qué fármacos está tomando el niño. Incluya medicamentos, hierbas y vitaminas que usted haya comprado sin una receta.
  • Las alergias que el niño pueda tener a cualquier medicamento, látex, cinta o limpiador de piel.

Ver el articulo completo