#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 p,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 em,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 .column-title,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 .text-divider-double,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 .sep,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 .sep-2,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 .sep-3,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 td,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 th,#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56 caption{color:#70707c;}#wpv-column-ede4263cca559e7a874d842d162ddc56:before{background-color:transparent;}
Consulta de Neumología con espirometría
A lo largo de los últimos años el número de pacientes afectados por las enfermedades pulmonares ha aumentado, como consecuencia del envejecimiento de la población, el aumento de la contaminación del medio ambiente y el consumo de tabaco, entre otros factores. Precio de Consulta de Neumología + espirometría 70 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Tos ferina

Tos ferina o tos convulsiva es una enfermedad bacteriana altamente contagiosa que ocasiona una tos violenta e incontrolable que puede dificultar la respiración.

A menudo se escucha un “estertor” profundo cuando el paciente trata de tomar aire.

Síntomas de la tos ferina

Los síntomas iniciales, similares a los del resfriado común, en general se presentan aproximadamente una semana después de la exposición a la bacteria.

Los episodios graves de tos comienzan alrededor de 10 a 12 días más tarde.

En los niños, la tos a menudo termina con un “estertor”, sonido que se produce cuando el paciente trata de tomar aire.

Este estertor es raro en pacientes menores de 6 meses de edad y en adultos.

Los episodios de tos pueden llevar al vómito o a una breve pérdida del conocimiento.

Siempre se debe pensar en la posibilidad de tos ferina cuando se presenta vómito al toser. En los bebés, los episodios de asfixia son comunes.

Otros síntomas de tos ferina abarcan:

Causas de la tos ferina

La tos ferina o tos convulsiva es una infección de las vías respiratoria altas, causada por las bacterias Bordetella pertussis o Bordetella parapertussis.

Es una enfermedad grave que puede causar discapacidad permanente en los bebés e incluso la muerte.

Cuando una persona infectada estornuda o tose, pequeñas gotitas que contienen la bacteria se mueven a través del aire, y la enfermedad se disemina fácilmente de persona a persona.

La infección generalmente dura 6 semanas.

La tos ferina puede afectar a personas de cualquier edad.

Antes de que hubiera una amplia disponibilidad de las vacunas, la enfermedad era más común en bebés y niños pequeños.

Ahora, que la mayoría de los niños son vacunados antes de entrar en la escuela, el porcentaje más alto de casos se observa entre adolescentes y adultos.

Pruebas y exámenes de la tos ferina

El diagnóstico inicial generalmente se basa en los síntomas. Sin embargo, cuando los síntomas no son obvios, la tos ferina puede ser difícil de diagnosticar. En bebés muy pequeños, los síntomas en cambio pueden ser causados por neumonía.

Para estar seguro, el médico puede tomar una muestra del moco proveniente de las secreciones nasales y enviarla al laboratorio, en donde es examinada en búsqueda de tos ferina.

Aunque esto puede ofrecer un diagnóstico preciso, el examen, algunas veces, y el tratamiento usualmente se inician antes de que los resultados estén listos.

A algunos pacientes se les puede hacer un conteo sanguíneo completo (hemograma) que muestra grandes cantidades de linfocitos.

El tratamiento de la tos ferina

Los antibióticos, como eritromicina, pueden hacer desaparecer los síntomas más rápidamente si se inician bien temprano. Infortunadamente, la mayoría de los pacientes reciben el diagnóstico demasiado tarde cuando los antibióticos no son muy efectivos. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a reducir la capacidad del paciente para diseminar la enfermedad a otros.

Los bebés menores de 18 meses requieren constante supervisión, ya que la respiración puede detenerse temporalmente durante los ataques de tos. Los bebés con casos graves se deben hospitalizar.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94