Consulta de Psiquiatría

Los especialistas en psiquiatría adaptan a las circunstancias particulares del enfermo las terapias, incluyendo un tratamiento integral a través de la orientación psicoterápica para encontrar solución médica a sus trastornos de personalidad.
Precio de la consulta 50 €

Trastorno de dolor

Trastorno de dolor o trastorno de dolor somatomorfo es un dolor tan intenso que altera la vida cotidiana de la persona.

El dolor es como el de un trastorno físico, pero no se encuentra ninguna causa física. Se piensa que el dolor se debe a problemas psicológicos.

El dolor que las personas con este trastorno sienten es real. No es creado ni fingido (hacerse el enfermo).

Síntomas del trastorno de dolor

El síntoma principal de este trastorno es un dolor crónico que dura varios meses y que limita el trabajo, las relaciones interpersonales y otras actividades de la persona.

Los pacientes con frecuencia están muy preocupados o estresados por su dolor.

Causas del trastorno de dolor

En el pasado, se pensaba que este trastorno estaba relacionado con el estrés emocional. Con frecuencia se decía que el dolor estaba “todo en la cabeza”.

Sin embargo, los pacientes con el trastorno de dolor somatoformo parecen experimentar sensaciones dolorosas de una cierta manera que aumenta su nivel de dolor. El dolor y la preocupación crean un ciclo que es difícil de romper.

Las personas que tienen antecedentes de abuso físico o sexual son más propensas a padecer este trastorno. Sin embargo, no toda persona con trastorno de dolor somatoformo tiene una historia de abuso.

A medida que los investigadores aprenden más acerca de las conexiones entre el cerebro y el cuerpo, hay más indicios de que el bienestar emocional afecta la forma en la cual se percibe el dolor.

Pruebas diagnósticas del trastorno de dolor

Se hace una evaluación médica completa, incluyendo estudios de laboratorio y exámenes radiológicos (resonancia magnética, tomografía computarizada, ecografía, radiografía) para determinar las posibles causas del dolor.

El trastorno de dolor somatomorfo se diagnostica cuando estos exámenes no revelan una fuente clara del dolor.

El tratamiento del trastorno de dolor

Los analgésicos que necesitan o no receta con frecuencia no funcionan muy bien. Estos medicamentos también pueden tener efectos secundarios y pueden conllevar el riesgo de adicción.

Los síndromes de dolor crónico de todos los tipos con frecuencia se pueden tratar con antidepresivos y psicoterapia.

La terapia conductual cognitiva (TCC), un tipo de psicoterapia, le puede ayudar a manejar el dolor. Durante la terapia, usted aprenderá:

  • A reconocer lo que parece empeorar el dolor
  • A desarrollar maneras de afrontar las sensaciones corporales dolorosas
  • A mantenerse más activo, incluso si todavía tiene dolor

Los medicamentos antidepresivos con frecuencia también ayudan tanto con el dolor como con la preocupación entorno a dicho dolor. Los antidepresivos normalmente utilizados abarcan:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), tales como fluoxetina (Prozac), sertralina (Zoloft), paroxetina (Paxil), fluvoxamina (Luvox), citalopram (Celexa) y escitalopram (Lexapro)
  • Antidepresivos tricíclicos

Algunos pacientes pueden no creer que su dolor esté conectado a factores emocionales y pueden rechazar estos tratamientos.

Las medidas de apoyo que también pueden servir abarcan:

  • Técnicas de distracción
  • Compresas frías y calientes
  • Hipnosis
  • Masaje
  • Fisioterapia
  • Ejercicios de reducción del estrés

Grupos de apoyo

Las personas con este trastorno se pueden beneficiar del tratamiento en centros para el dolor.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico es desalentador para pacientes que hayan presentado síntomas durante mucho tiempo. Dicho pronóstico mejorará si uno puede empezar a realizar sus actividades previas, incluso con dolor.

El hecho de buscar un profesional en salud mental con experiencia en el tratamiento de personas con dolor crónico ha demostrado que mejora los pronósticos.

Ver el articulo completo