#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 p,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 em,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 .column-title,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 .text-divider-double,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 .sep,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 .sep-2,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 .sep-3,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 td,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 th,#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423 caption{color:#70707c;}#wpv-column-67bad1be56f7400546a742ceef382423:before{background-color:transparent;}
Cuidado de los pies en diabeticos
Si sufre diabetes, es más propenso a tener problemas en los pies. La diabetes puede ocasionar daño a los nervios. Esto, a su vez, puede hacer que sea menos capaz de percibir una lesión o presión en los pies y es posible que no note dicha lesión hasta que se presente daño o una infección grave.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Uña del pie encarnada

Uña del pie encarnada, onicocriptosis, uña enterrada, avulsión de uña (avulsión ungueal) o escisión de la matriz ungueal se presenta cuando el borde de la uña se entierra dentro de la piel del dedo del pie. Es posible que se presente dolor, enrojecimiento e inflamación alrededor de la uña.

Causas de la uña del pie encarnada

Una uña del pie encarnada puede ser el resultado de muchas cosas, pero los zapatos que no ajustan bien y las uñas del pie que no se arreglan adecuadamente son las causas más comunes. La piel a lo largo del borde de una uña del pie puede ponerse roja y resultar infectada. El dedo gordo del pie por lo general está afectado, pero cualquier uña del pie puede resultar encarnada.

Las uñas del pie encarnadas pueden ocurrir cuando se ejerce presión adicional sobre el dedo del pie. Con mucha frecuencia, esta presión es causada por zapatos demasiado apretados o demasiado anchos. Si usted camina con frecuencia o participa en carreras atléticas, un zapato que incluso esté un poco apretado puede causarle este problema. Algunas deformidades del pie o de los dedos del pie también pueden ejercer presión adicional en dichos dedos.

Las uñas del pie que no se arreglan adecuadamente también pueden encarnarse.

  • Cuando las uñas del pie se arreglan demasiado cortas o los bordes quedan redondeados en lugar de quedar recortados derecho, la uña puede enroscarse hacia abajo y enterrarse en la piel.
  • La vista deficiente y la incapacidad física para alcanzar fácilmente el dedo del pie, al igual que tener uñas gruesas, pueden hacer más probable el arreglo inapropiado de las uñas.
  • Hurgar o desgarrar en las esquinas de las uñas también puede causar una uña del pie encarnada.
Algunas personas nacen con uñas encorvadas y tienden a crecer hacia abajo. Otras tienen uñas del pie que son demasiado grandes para sus dedos. El aplastamiento del dedo del pie u otras lesiones también pueden llevar a que la uña se encarne.

Pruebas y exámenes de la uña del pie encarnada

Un examen del pie mostrará lo siguiente:

  • La piel a lo largo del borde de la uña parecerá estar creciendo por encima de la uña o la uña puede parecer que está creciendo por debajo de la piel.
  • La piel puede estar hinchada, firme, roja o sensible al tacto. A veces, puede haber una pequeña cantidad de pus presente.
Por lo regular no se necesitan exámenes ni radiografías.

El tratamiento de la uña del pie encarnada

Si usted tiene diabetes, daño en nervios en la pierna o el pie, mala circulación al pie o una infección alrededor de la uña, vaya en seguida al médico. No intente tratar este problema en casa.

Para tratar una uña encarnada en casa:

  • Empape el pie en agua caliente de 3 a 4 veces por día de ser posible. El resto del tiempo, mantenga el dedo del pie seco.
  • Masajee suavemente sobre la piel inflamada.
  • Coloque un pedazo pequeño de algodón o seda dental bajo la uña.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94