#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 p,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 em,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 .column-title,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 .text-divider-double,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 .sep,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 .sep-2,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 .sep-3,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 td,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 th,#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6 caption{color:#70707c;}#wpv-column-05f03683f488cd0494eb37ef2dcf1fc6:before{background-color:transparent;}
Chequeo Urológico
Para prevenir o detectar cánceres urológicos tales como el cáncer de próstata o el cáncer de la vejiga urinaria detectado en etapas tempranas de enfermedades malignas se pueden tratar con más éxito. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Azotemia prerrenal

Azotemia prerrenal, disminución de la perfusión renal o uremia es un nivel anormalmente elevado de desechos nitrogenados en la sangre.

Síntomas de la azotemia prerrenalOtros síntomas pueden abarcar:
Causas de la azotemia prerrenal

La azotemia prerrenal es algo común, especialmente en personas hospitalizadas.

Normalmente, los riñones filtran la sangre. Cuando disminuye el volumen o la presión en el flujo sanguíneo a través del riñón, la filtración sanguínea también se reduce e incluso se puede detener del todo. Los productos de desecho permanecen en la sangre y se produce poco o nada de orina, aunque el riñón en sí está intacto y funcionando.

Los exámenes de laboratorio muestran que los desechos nitrogenados, como la creatinina y la urea, se acumulan en el cuerpo (azotemia). Estos productos de desecho actúan como tóxicos cuando se acumulan en el organismo, dañando los tejidos y reduciendo la capacidad de funcionamiento de los órganos. La acumulación de productos de desechos nitrogenados y el exceso de líquido causan la mayoría de los síntomas de azotemia prerrenal e insuficiencia renal aguda.

La azotemia prerrenal es la forma más común de insuficiencia renal en pacientes hospitalizados y cualquier afección que produzca una reducción del flujo sanguíneo al riñón puede causarla: incluyendo:

  • Quemaduras
  • Afecciones que permiten el escape de líquido de la circulación
  • Pérdida del volumen de sangre (como por deshidratación)
  • Vómitos o diarrea prolongados, sangrado
Las afecciones en las cuales no hay pérdida de volumen de sangre, pero el corazón no puede bombear suficiente sangre o la sangre se bombea a bajo volumen, también incrementan el riesgo de azotemia prerrenal. Estas afecciones son, entre otras:
También puede ser causada por afecciones donde se interrumpe el flujo sanguíneo al riñón, tales como:
Pruebas diagnósticas de la azotemia prerrenal

Un examen puede mostrar:

  • Colapso de las venas del cuello
  • Resequedad en las membranas mucosas
  • Poca o ninguna orina en la vejiga
  • Presión arterial baja
  • Funcionamiento cardíaco deficiente o hipovolemia
  • Turgencia cutánea deficiente
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Presión del pulso (diferencia entre la presión sanguínea sistólica y la presión sanguínea diastólica) reducida
  • Signos de insuficiencia renal aguda
Se pueden hacer los siguientes exámenes para la azotemia prerrenal:
El tratamiento de la azotemia prerrenal

El principal objetivo del tratamiento es corregir rápidamente la causa antes de que se produzca daño al riñón. Las personas con frecuencia necesitan permanecer en un hospital y pueden requerir tratamiento en una unidad de cuidados intensivos. El tratamiento puede abarcar hemodiálisis o diálisis dentro del cuerpo (diálisis peritoneal).

Los líquidos intravenosos, incluso sangre o hemoderivados, se pueden utilizar para incrementar el volumen sanguíneo. Después de que se haya restablecido dicho volumen, se pueden emplear medicamentos para incrementar la presión arterial y el gasto cardíaco.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94