#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 p,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 em,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 .column-title,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 .text-divider-double,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 .sep,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 .sep-2,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 .sep-3,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 td,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 th,#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8 caption{color:#70707c;}#wpv-column-bcde7cddc88b9d39c2f1ca3e70b65ed8:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Información general sobre vacunas

Información general sobre vacunas o vacunaciones. La vacunación es una forma de activar el sistema inmunitario y prevenir enfermedades graves y potencialmente mortales.

CÓMO FUNCIONAN LAS VACUNAS

Las vacunas le enseñan al cuerpo cómo defenderse cuando los gérmenes, como virus o bacterias, lo invaden.

  • Las vacunas lo exponen a uno a una cantidad muy pequeña y muy segura de virus o bacterias que han sido debilitados o destruidos.
  • El sistema inmunitario aprende luego a reconocer y atacar la infección si uno está expuesto a ella posteriormente en su vida.
  • Como resultado, uno no resultará infectado o tendrá una infección más leve. Ésta es una forma natural de hacerle frente a las enfermedades infecciosas.
Actualmente, están disponibles 4 tipos diferentes de vacunas:
  • Las vacunas de virus vivos usan la forma del virus debilitada o atenuada. La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple viral) al igual que la vacuna contra la varicela (viruela) son ejemplos de este tipo.
  • La vacuna elaborada con microbios muertos (inactivada) se hace de una proteína u otros pequeños fragmentos tomados de un virus o bacteria. Las vacunas antigripales son un ejemplo de este tipo de vacuna.
  • Las vacunas toxoides, como las vacunas antidiftérica y antitetánica, contienen una toxina o químico producido por la bacteria o virus. Estas vacunas hacen que uno sea inmune a los efectos dañinos de la infección en lugar de la infección en sí.
  • Las vacunas biosintéticas contienen substancias artificiales que son muy similares a pedazos de virus o bacterias. La vacuna conjugada Hib (Haemophilus influenzae tipo B) es un ejemplo.
POR QUÉ NECESITAMOS LAS VACUNAS

Los recién nacidos, los bebés y los niños pequeños constantemente están expuestos a gérmenes de sus padres, otros adultos, hermanos y hermanas, personas en las tiendas y otros niños en guarderías. Dado que viajar es más fácil que nunca antes, usted y su bebé pueden exponerse a enfermedades de otros países sin saberlo.

Durante unas semanas después de que nacen, los bebés tendrán alguna protección que les transmitió la madre a través de la placenta antes del nacimiento. Después de un corto período de tiempo, esta protección natural desaparece.

Las vacunas ayudan a proteger a los bebés, los niños y los adultos contra muchas infecciones que solían ser mucho más comunes.

  • Los ejemplos abarcan tétanos, difteria, paperas, sarampión, tos ferina, meningitis y poliomielitis.
  • Las vacunas más nuevas protegen a los niños y a los adultos contra otros tipos de meningitis, neumonía e infecciones del oído.
Muchas de estas infecciones pueden causar enfermedades serias o potencialmente mortales y pueden llevar a discapacidad de por vida. Gracias a las vacunas, todas estas enfermedades ahora son infrecuentes.

SEGURIDAD DE LAS VACUNAS

A muchos padres les preocupa que algunas vacunas no sean seguras y que puedan causarle daño a su bebé o a su hijo. Ellos pueden solicitarle al médico o al personal de enfermería que esperen, o incluso pueden negarse a recibir la vacuna.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94