#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d p,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d em,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d .column-title,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d .text-divider-double,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d .sep,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d .sep-2,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d .sep-3,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d td,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d th,#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d caption{color:#70707c;}#wpv-column-af3a501d8d8fa2d64052f8870fb7ca9d:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Ventilador para bebés

Ventilador para bebés o respirador para bebés es una máquina que ayuda con la respiración. Este artículo aborda el uso de ventiladores mecánicos en bebés.

¿POR QUÉ SE UTILIZA UN VENTILADOR MECÁNICO?

Un ventilador se utiliza para brindar soporte respiratorio a los bebés enfermos o prematuros (inmaduros), dado que estos bebés con frecuencia tienen problemas respiratorios y no pueden respirar adecuadamente por sí solos. Estos bebés necesitan ayuda de un ventilador para suministrarle aire “bueno” (oxígeno) a los pulmones y eliminar el aire “malo” (dióxido de carbono).

¿CÓMO SE COLOCA UN VENTILADOR MECÁNICO?

Un ventilador es una máquina ubicada al lado de la cama que está unida a un tubo de respiración que se coloca dentro de la tráquea de los bebés enfermos. El personal médico puede ajustar el ventilador en la medida de lo necesario, dependiendo de los hallazgos físicos, las mediciones de la gasometría arterial y las radiografías del bebé.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS DE UN VENTILADOR MECÁNICO?

La mayoría de los bebés que requieren asistencia ventilatoria tienen algún grado de problemas pulmonares, incluyendo pulmones frágiles que están en riesgo de lesión. Algunas veces, el suministro de oxígeno bajo presión puede ocasionar daño a los frágiles sacos alveolares. Esto puede llevar a escapes de aire, lo cual puede dificultar la tarea del ventilador de ayudarle al bebé a respirar.

  • El tipo más común de escape de aire ocurre cuando éste entra al espacio entre el pulmón y la pared torácica interna, lo cual se denomina neumotórax. Este aire se puede extraer con una sonda puesta en dicho espacio hasta que el neumotórax se cure.
  • Un tipo menos común de escape de aire ocurre cuando muchos alvéolos diminutos se encuentran en el tejido pulmonar alrededor de los sacos alveolares, lo cual se denomina enfisema intersticial pulmonar. Este aire no se puede extraer pero por lo general desaparece por sí solo en forma lenta.
También se puede presentar daño a largo plazo, provocando una forma de enfermedad pulmonar crónica llamada displasia broncopulmonar. Ésta es la razón por la cual el personal médico vigila muy de cerca y trata de “suspender” o reducir la graduación del ventilador en todo momento que sea posible. Sin embargo, son las necesidades del bebé las que determinan el nivel de soporte necesario en la mayoría de las circunstancias.

Temas relacionados sobre Ventilador para bebésNombres alternativos

Ventilador mecánico en bebés, Respirador para bebés

Referencias

Contenido: 18 de diciembre de 2009

Versión del inglés revisada por: Kimberly G Lee, MD, MSc, IBCLC, Profesor Asociado de Pediatría, División de Neonatología, Médico de la Universidad de Carolina del Sur, Charleston, SC. Revisión previsto por la Red de Salud VeriMed. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94