Open/Close Menu Temas de salud en Madrid. Clínica privada de especialidades médicas
Clínica Privada

Alergia al látex

Alergia al látex

Alergia al látex. En algunas personas, la proteína que se encuentra en el caucho puede provocar una reacción alérgica. El látex es un líquido lechoso que proviene del árbol tropical del caucho.

Cientos de productos de uso cotidiano contienen látex. La exposición repetida a una proteína del látex natural puede aumentar sus probabilidades de desarrollar una alergia al látex. Si su sistema inmunológico detecta la proteína, puede causar una reacción alérgica en cuestión de minutos. Podría aparecer una erupción cutánea, asma, y en raros casos, shock anafiláctico por exposición al látex.

Los productos con látex se encuentran en todas partes. Entre los más comunes se encuentran:

  • Guantes
  • Preservativos
  • Globos
  • Bandas elásticas
  • Suelas de zapatos
  • Chupones (chupetes)
Si es alérgico al látex, es una buena idea conocer los productos que lo contienen. De ese modo, puede reducir su exposición. Las reacciones más comunes son a los guantes y los preservativos. En ambos casos, existen alternativas sin látex.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al látex?

La alergia al látex puede ser leve o grave, con síntomas como:

  • Ojos con comezón, rojos, o con lagrimeo.
  • Estornudo o goteo nasal.
  • Tos.
  • Sarpullido o ronchas.
  • Opresión en el pecho.
  • Falta de aire.
Algunas personas que usan guantes de látex tienen protuberancias, llagas, cuarteamientos o enrojecimiento, o áreas levantadas, en las manos. Estos síntomas, por lo general, aparecen después de 12 a 36 horas de haber entrado en contacto con el látex. Cambiar a guantes sin látex, usar recubrimientos para guantes, y prestar más atención al cuidado de las manos puede ayudar a aliviar estos síntomas.

Una persona que es muy alérgica al látex también puede tener una reacción alérgica que pone la vida en peligro, que se llama choque anafiláctico. Los síntomas incluyen:

  • Dificultad para respirar
  • Mareos
  • Confusión
  • Respiración sibilante
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pulso rápido o débil
  • Pérdida del conocimiento
Alguien que tiene una reacción anafiláctica necesita atención médica inmediata.

¿Quién tiene riesgo de tener alergia al látex?

Los productos con látex están en todos lados. Cualquiera puede desarrollar una alergia al látex. Los trabajadores de atención médica y los trabajadores de la industria del caucho parecen ser los que tienen el mayor riesgo de tener alergia al látex. Los trabajadores de atención médica que tienen la fiebre del heno tienen una probabilidad particularmente alta de desarrollar una alergia al látex, ya que el 25% de todos los trabajadores de atención médica que tienen fiebre del heno muestran signos de sensibilidad al látex.

Las personas que también están en riesgo son aquellas que han tenido muchas operaciones (en especial en la infancia), las personas que tienen espina bífida (un defecto congénito que afecta el desarrollo de la columna vertebral), y las personas que tienen una alergia a los alimentos.

¿Hay una conexión entre la alergia al látex y los alimentos?

Dado que algunas proteínas del caucho son similares a las proteínas de los alimentos, es posible que algunos alimentos también provoquen una reacción alérgica en las personas que son alérgicas al látex. Los alimentos más comunes son la banana, la palta, las castañas, el kiwi y el maracuyá. Aunque muchos otros alimentos pueden provocar una reacción alérgica, evitarlos a todos podría provocar problemas nutricionales. Por lo tanto, se recomienda que solo evite los alimentos que ya le han provocado una reacción alérgica.

¿Qué debo hacer si pienso que puedo tener alergia al látex?

Consultar a un médico, preferentemente uno con experiencia en tratar la alergia al látex. Su médico anotará los antecedentes médicos en forma detallada y es posible que confirme el diagnóstico con un análisis de sangre. Por lo general, no se utiliza un prueba cutánea para detectar la alergia al látex, excepto en algunos centros especializados. Puede provocar reacciones graves si no es realizada por una persona experimentada.

¿Qué debo hacer si averiguo que tengo alergia al látex?

Aunque no hay tratamiento para la alergia al látex, se puede reducir el riesgo de tener una reacción evitando el contacto directo con el látex. Tome medidas para averiguar qué productos en su entorno contienen látex. Luego, encuentre sustitutos de esos productos que pueda usar. También es importante evitar inhalar partículas de látex de guantes con polvo u otras fuentes.

Si es un trabajador de atención médica o un paciente, todos los que estén a su alrededor deben usar guantes de látex sin polvo o guantes sin látex. Si es un trabajador de atención médica, compare los diferentes tipos de guantes sin látex para encontrar los que son mejores para usted.

Siempre use o lleve un brazalete, un collar o un llavero de alerta médica, que les advierta a los técnicos en emergencias médicas y a los médicos de que es alérgico al látex. Hable con su médico sobre cómo obtener una receta médica para una pluma autoinyectable de epinefrina, para usar en caso de una reacción grave. Podría convenirle llevar con usted todo el tiempo guantes sin látex, para que los use el personal de emergencia si necesita atención médica.

Si está expuesto al látex en su trabajo, informe a su empleador y a sus compañeros de trabajo sobre su alergia al látex. Evite los guantes de látex por completo si no está en riesgo de contaminación por sangre y fluidos corporales. Use guantes sin polvo si se prefieren los guantes de látex. Estas medidas ayudarán a que otras personas no se vuelvan alérgicas al látex.

Médicos especialistas en Alergología

Condiciones específicas

Fotografías e imágenes

El artículo de Alergia al látex no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94