Open/Close Menu Temas de salud en Madrid. Clínica privada de especialidades médicas
Clínica Privada

Eccema

Eccema

Eccema, Dermatitis es un término que designa varios tipos distintos de hinchazón de la piel.

También se lo llama dermatitis. No es peligroso, pero muchos tipos pueden causar enrojecimiento, hinchazón y picazón en la piel. Los factores que pueden causar eccema incluyen otras enfermedades, sustancias irritantes, alergias y la constitución genética individual. No es contagioso.

El tipo de eccema más común es la dermatitis atópica. Es un cuadro alérgico que deja la piel seca y con picazón. Es más común en los bebés y los niños.

El eccema es una enfermedad crónica. Usted puede prevenir algunos tipos de eccema evitando los irritantes, el estrés y las cosas que le provocan alergias.

¿Qué es el eccema?

El eccema es un término general para las afecciones de la piel similares a un sarpullido. El tipo más común de eccema se llama dermatitis atópica, que es una reacción alérgica. El eccema a menudo produce mucha comezón y cuando usted se lo rasca, la piel se enrojece y se inflama. El eccema afecta a adultos y niños, pero es más común en bebés.

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una afección crónica de la piel. El término “atópico” describe una tendencia heredada de desarrollar dermatitis, asma y fiebre del heno. El término “dermatitis” significa que la piel está enrojecida y produce comezón.

¿Cuándo empieza la dermatitis atópica y cuánto dura?

Por lo general, la dermatitis atópica empieza durante la primera infancia y continúa durante la niñez. En ciertos momentos, la afección empeora (que se llama exacerbación). Las exacerbaciones son seguidas por períodos en que la piel sanará y en los que es posible que no haya signos de dermatitis atópica (lo que se llama remisión). Las remisiones pueden durar semanas, meses o incluso años. Algunos niños superarán la dermatitis atópica, y otros aun la tendrán cuando sean adultos. En los adultos, las exacerbaciones tienden a ser menos graves.

¿Cuáles son los síntomas?

La dermatitis atópica y el eccema pueden empezar con mucha sequedad y comezón en la piel. Es posible que el sarpullido se ponga muy rojo, hinchado y dolorido. En general, cuanto más lo rasque, peor se pondrá. Es posible que un líquido transparente emane del sarpullido. Finalmente, el sarpullido se cubrirá con una costra y empezará a descamarse. Los lugares comunes para el sarpullido son los pliegues del codo, detrás de las rodillas, en las mejillas y en los glúteos.

¿Cuál es la causa del eccema y la dermatitis atópica?

Usted tiene más probabilidades de tener dermatitis atópica o eccema si algún familiar los tiene. No son contagiosos, lo que significa que no puede contraerlos de otras personas. Se desconoce la causa exacta del eccema y de la dermatitis atópica.

¿Qué puedo hacer si tengo eccema o dermatitis atópica?

Es posible que su médico le recete una crema o una pomada con corticosteroides para aplicar sobre el sarpullido. Esto ayudará a reducir la comezón y a calmar la inflamación. Úsela inmediatamente después de bañarse. Siga las instrucciones de su médico para usar este medicamento o verifique el uso correcto en la etiqueta. Llame a su médico si la piel no mejora después de 3 semanas de usar el medicamento.

Los antihistamínicos, como la hidroxizina, que reducen la comezón también pueden ayudar a evitar rascarse. Una nueva clase de fármacos, que se llaman inmunomoduladores, funciona bien si tiene un sarpullido grave. Dos fármacos en esta clase son el tacrolimus y el pimecrolimus. Estos fármacos evitan que su sistema inmunitario reaccione exageradamente cuando es estimulado por un alérgeno. Debido a que afectan el sistema inmunitario, la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration) recomienda que estos fármacos solo se usen cuando otros tratamientos no funcionan.

Evite rascarse o frotarse el área donde tiene comezón.

Intente no rascarse el área irritada de la piel aunque tenga comezón. Al rascarse puede romper la piel. Las bacterias pueden entrar por estas rupturas y provocar infección. Humectar la piel ayudará a prevenir la comezón.

¿Qué puedo hacer con respecto al eccema y a la dermatitis atópica?

El eccema y la dermatitis atópica no se pueden curar, pero pueden manejarse, y usted puede aprender a evitar aquello que los desencadena.

Limite su contacto con las sustancias que puedan irritar la piel

Algunas sustancias que pueden irritar la piel incluyen artículos de limpieza para el hogar, detergentes, lociones para después de afeitarse, jabón, gasolina, aguarrás y otros solventes. Intente evitar el contacto con las sustancias que le provocan eccema. Los jabones y la humedad pueden provocar irritación de la piel. Lávese las manos solo cuando sea necesario y use un jabón suave, sin perfume, como Dove, Basis u Oil of Olay, en especial si tiene eccema en las manos. Séquese las manos por completo después de lavárselas.

Use guantes para proteger la piel de las manos

Use guantes de vinilo o de plástico para las tareas que requieren que tenga las manos en el agua. Además, use guantes cuando las manos tengan que ser expuestas a cualquier sustancia que pueda irritarle la piel. Use guantes de algodón debajo de los guantes de plástico para que absorban el sudor de las manos. Haga pausas ocasionales y quítese los guantes para prevenir la acumulación de sudor dentro de los guantes.

Use guantes cuando salga al aire libre en invierno. El aire frío y la baja humedad pueden secarle la piel, y la sequedad puede hacer que su eccema empeore.

Use ropa de algodón o de una mezcla de algodón

La lana y algunas telas sintéticas pueden irritarle la piel.

Cuidado de la piel en el baño o la ducha

Báñese solo con un jabón suave, sin perfume, como Dove, Basis o Oil of Olay. Use una cantidad pequeña de jabón. Mantenga el agua fría o tibia, no caliente. Remojarse en la tina por poco tiempo puede ser bueno para la piel porque la capa externa de la piel puede absorber el agua y volverse menos seca. Remójese durante 15 a 20 minutos. Luego, use una toalla suave para secar la piel con palmaditas y sin frotarla. Inmediatamente después de secarse, aplique un humectante a la piel. Esto ayuda a conservar la humedad.

Use un humectante en la piel todos los días

Los humectantes ayudan a mantener la piel suave y flexible. Previenen las grietas en la piel. Un humectante común es lo mejor. Evite los humectantes con fragancias (perfume) y muchos ingredientes adicionales. Un humectante bueno y barato es la vaselina común (como Vaseline). Use humectantes que sean más grasosos que cremosos porque, por lo general, las cremas contienen más conservantes.

El uso regular de un humectante puede ayudar a prevenir la sequedad en la piel que es común en el invierno.

Evite acalorarse o sudar demasiado

El exceso de calor y de sudor puede provocar más irritación y comezón en la piel. Intente evitar las actividades que hacen que se acalore o sude.

Obtenga información sobre cómo manejar el estrés en su vida

El eccema puede exacerbarse cuando usted está estresado. Obtenga información sobre cómo reconocer y sobrellevar el estrés. Las técnicas de reducción del estrés pueden ayudar. Cambiar sus actividades para reducir el estrés diario también puede ser útil.

Continúe el cuidado de la piel incluso después de que la piel haya sanado

El área donde tuvo el eccema puede irritarse de nuevo con facilidad, de modo que necesita atención especial. Continúe siguiendo los consejos de este folleto incluso después de que la piel haya sanado.

Médicos especialistas en Dermatología y Alergología

Artículo completo del eccema

Condiciones específicas

Asuntos relacionados

Nombres alternativos:

Dermatitis

El artículo de Eccema no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94