Open/Close Menu Temas de salud en Madrid. Clínica privada de especialidades médicas
Clínica Privada

Evaluación de información sobre la salud

Evaluación de información sobre la salud

Evaluación de información sobre la salud. Millones de consumidores obtienen información sobre la salud en las revistas, la televisión o en Internet.

Parte de la información es confiable y actualizada; otra no lo es. ¿Cómo diferenciar la buena información de la mala?

Primero, considere la fuente. Si utiliza Internet, busque en la página la opción “acerca de nosotros”. Verifique quién está a cargo del sitio: ¿Es una dependencia del gobierno, una universidad, una organización para la salud, un hospital o una empresa? Enfóquese en la calidad. ¿El sitio tiene un comité editorial? ¿La información se revisa antes de publicarse? Sea escéptico. Piense que lo que suena demasiado bueno para ser verdad, suele serlo. Usted quiere información actual, imparcial, neutral y basada en investigaciones.

NIH: Biblioteca Nacional de Medicina

Cómo evaluar recursos de salud publicados en Internet

El número de sitios Web que ofrecen recursos relacionados con la salud, incluso información sobre medicina complementaria y alternativa, crece día a día. Si bien muchos sitios de Internet resultan útiles, es posible que algunos presenten información inexacta o engañosa. Al visitar un sitio por primera vez es importante evaluar si es confiable. Esta guía describe algunos aspectos que debe considerar al evaluar estas fuentes.

¿Quién administra el sitio?

Todo buen sitio de Internet relacionado con la salud debe permitirle saber quién es el responsable del sitio y de la información allí publicada. Por ejemplo, en el sitio Web de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), cada página importante identifica con claridad a los NIH e incluye un enlace con la página principal. El sitio Web del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM, por sus siglas en inglés) sigue el mismo método. Como el NCCAM es parte de los NIH, las páginas importantes del sitio del NCCAM también contienen un enlace con la página principal de los NIH.

¿Quién financia el sitio?

Tener un sitio en Internet cuesta dinero. La fuente que financia el sitio debe estar identificada o figurar con claridad. Por ejemplo, las direcciones de Internet (como la del NCCAM) que terminan en “.gov” denotan un sitio auspiciado por el gobierno; “.edu” indica una institución educativa; “.org”, una organización sin fines de lucro; y “.com”, una organización comercial. Usted debe saber cómo subsiste el sitio. ¿Vende publicidad? ¿Está auspiciado por una compañía farmacéutica? La fuente de financiamiento podría afectar el contenido que ofrece, la forma en que presenta ese contenido y el objetivo que desean lograr los dueños del sitio. (Por ejemplo, si un sitio sobre osteoartritis lo financia el fabricante de un medicamento o un suplemento dietético que la gente podría utilizar para esta enfermedad, esto tal vez influya en el contenido que ofrece.) Si la fuente de financiamiento no está claramente identificada, o se trata de una persona o una organización con participación en la propiedad de la información presentada, trate de confirmar la información en otras fuentes (por ejemplo, estudios publicados en revistas científicas, o sitios Web auspiciados por el gobierno).

Propósito del sitio

El propósito del sitio está relacionado con quién lo administra y financia. Busque un enlace titulado “Acerca de este sitio” en la página principal. Allí debería encontrar una clara declaración de objetivos, que le ayudará a evaluar la confiabilidad de la información.

Fuentes de la información

Muchos sitios médicos y de salud publican información obtenida de otras fuentes o sitios de Internet. Si la persona u organización responsable del sitio no generó la información, la fuente original debe estar claramente identificada.

El artículo de Evaluación de información sobre la salud no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2016 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94