Open/Close Menu Temas de salud en Madrid. Clínica privada de especialidades médicas
Constipación de vientre

Estreñimiento de vientre

Estreñimiento o estreñimiento de vientre significa que una persona tiene tres o menos evacuaciones en una semana. Las heces pueden ser duras y secas. Algunas veces la evacuación es dolorosa. Todas las personas tienen estreñimiento alguna vez. La mayoría de los casos, dura poco tiempo y no es serio.

Existen muchas cosas que puede hacer para prevenir el estreñimiento. Incluyen:

  • Comer más frutas, verduras y granos, que son ricos en fibra
  • Beber abundante agua y otros líquidos
  • Hacer suficiente ejercicio
  • Tomarse el tiempo para evacuar cuando lo necesite
  • Consumir laxantes solamente si el médico se los receta
  • Preguntarle al médico si las medicinas que toma pueden causar el estreñimiento

No es importante tener movimientos intestinales todos los días. Sin embargo, si observa cambios en sus hábitos intestinales consulte al médico.

NIH: Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón

Causas del estreñimiento

El estreñimiento es un síntoma, no una enfermedad. Al igual que la fiebre, el estreñimiento puede ser ocasionado por padecimientos diferentes. La mayoría de las personas han experimentado un breve episodio de estreñimiento que se ha corregido por sí solo con dietas y el paso del tiempo. La siguiente es una lista de algunas de las causas más comunes de estreñimiento:

  • Dieta deficiente. La causa principal del estreñimiento puede ser una dieta alta en grasas animales (carnes, productos lácteos, huevos) y azúcar refinada (postres enriquecidos y otras golosinas), pero baja en fibras (verduras, frutas, granos enteros), especialmente la fibra dietética insoluble, que ayuda a mover el bolo por los intestinos y promueve la evacuación fecal. Algunos estudios han sugerido que las dietas altas en fibra tienen como resultado materias fecales más grandes, evacuaciones más frecuentes y, por lo tanto, menos estreñimiento.
  • Estreñimiento imaginario. Esto es muy común y es resultado de mitos sobre lo que es normal y lo que no lo es. Si se le reconoce con suficiente anticipación, este tipo de estreñimiento puede curarse informando a quien lo padece que la frecuencia de sus evacuaciones es normal.
  • Síndrome de intestino irritable (IBS). También conocido como colon espástico, el IBS es una de las causas más comunes de estreñimiento en Estados Unidos. Ciertas personas desarrollan espasmos de colon que retardan la velocidad con la que el contenido del intestino se mueve por el tracto intestinal, produciendo estreñimiento.
  • Malos hábitos intestinales.Una persona puede iniciar un ciclo de estreñimiento al ignorar la necesidad de evacuar. Algunas personas hacen esto por no querer utilizar inodoros públicos, otras, porque están demasiado ocupadas. Después de un tiempo, la persona podría dejar de sentir la urgencia. Eso genera un estreñimiento progresivo.
  • Abuso de laxantes. Las personas que como hábito toman laxantes estimulantes se vuelven dependientes de ellos y podrían necesitar aumentar la dosis hasta que, finalmente, el intestino se vuelve insensible y deja de funcionar correctamente.
  • Viajes. Las personas experimentan generalmente estreñimiento cuando viajan largas distancias, lo cual puede implicar cambios de estilo de vida, programaciones, dietas y consumo de agua.
  • Alteraciones hormonales. Ciertas alteraciones hormonales, como una glándula tiroides con poca actividad, pueden producir estreñimiento.
  • Embarazo: El embarazo es otra causa común de estreñimiento, lo cual se debe en parte a los cambios hormonales propios de este proceso.
  • Fisuras y hemorroides. Los padecimientos de dolor en el ano pueden producir un espasmo el músculo esfínter anal, lo cual puede retardar una evacuación fecal.
  • Enfermedades específicas. Muchas enfermedades que afectan los tejidos corporales, como escleroderma o lupus, así como ciertas enfermedades neurológicas o musculares, la enfermedad de Parkinson y las embolias, pueden ser responsables del estreñimiento.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 460 80 00