Open/Close Menu Temas de salud en Madrid. Clínica privada de especialidades médicas
Afasia

La afasia

La afasia, Problemas para hablar, Síndrome de Landau-Kleffner es un trastorno causado por lesiones en las partes del cerebro que controlan el lenguaje.

Puede dificultar la lectura, la escritura y expresar lo que se desea decir. La afasia es más común en los adultos que sufrieron un derrame. Otras causas de la afasia pueden ser los tumores cerebrales, las infecciones, las lesiones y la demencia. El tipo de problema que tenga la afasia y la gravedad dependerán de la parte del cerebro que sufrió el daño y de la magnitud del mismo.

Existen cuatro tipos principales de afasia:

  • Afasia expresiva: el paciente sabe lo que quiere decir, pero tiene dificultad para decirlo o escribirlo
  • Afasia receptiva: se escucha la voz o puede leer un impreso, pero no le encuentra sentido a lo que lee o escucha
  • Afasia anómica: tiene dificultad para usar las palabras correctas para describir objetos, los lugares o los eventos
  • Afasia global: el paciente no puede hablar, entender lo que se le dice, leer o escribir

Algunas personas se recuperan de una afasia sin tratamiento. Sin embargo, la mayoría necesita terapia del lenguaje lo antes posible.

NIH: Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Derrame Cerebral

¿Quién tiene la afasia?

Cualquiera puede padecer de la afasia, incluso los niños. Sin embargo, la mayoría de las personas que tienen la afasia son personas de mediana edad o mayores. Tanto las mujeres como los hombres pueden padecer de la afasia.

¿Cuáles son algunos de los síntomas o características observables de la afasia?

Algunas personas con afasia tienen problemas en el empleo de las palabras y las oraciones (afasia expresiva). Algunas tienen problemas en entender a los demás (afasia receptiva). Otras personas con afasia tienen problemas tanto de expresión como de comprensión (afasia global).

La afasia puede causar problemas con el lenguaje oral (expresión y comprensión) y con el lenguaje escrito (lectura y escritura). Por lo general existen mayores dificultades con la lectura y escritura que con la expresión y comprensión orales.

La afasia puede ser leve o grave. La gravedad de los problemas de comunicación depende de la cantidad y ubicación del daño cerebral.

El paciente con afasia leve

  • puede ser capaz de mantener una conversación normal en muchas circunstancias
  • puede tener problemas en entender el lenguaje cuando sea largo o complicado
  • puede tener problema en hallar las palabras (anomia) para expresar una idea o explicarse-esto es similar a tener una palabra “en la punta de la lengua”

El paciente con afasia grave

  • puede que no entienda nada de lo que se le diga
  • puede decir poco, o nada en absoluto
  • puede usar aproximaciones de frases comunes, como “sí”, “no”, “hola” y “gracias”

Características de la afasia expresiva

  • La persona usa sólo palabras sueltas al hablar (por ej., los nombre de los objetos)
  • Habla en frases cortas y fragmentarias
  • Omite las palabras más cortas como “el/la”, “de”, “y” (así que el mensaje suena como un telegrama)
  • Coloca las palabras en el orden equivocado
  • Intercambia los sonidos o las palabras (por ej., usa “mesa” para “cama”, o “plavalatos” para “lavaplatos”)
  • Inventa palabras (por ej., jerga)
  • Conecta palabras inexistentes y palabras reales con facilidad, pero lo que dice no tiene sentido

Características de la afasia receptiva

  • La persona necesita tiempo adicional para entender mensajes orales (por ej., cómo traducir de un idioma extranjero)
  • La persona tiene gran dificultad en poder seguir el habla rápida (por ej., las noticias de radio o televisión)
  • Malinterpreta las sutilezas del lenguaje-entiende por literal el lenguaje figurado (por ej., “llueve a cántaros”)
  • Es frustrante para la persona que tiene afasia y para el oyente, puede tener como consecuencia la interrupción total de la comunicación

Con mucha frecuencia, la persona con afasia tiene, en diferentes medidas, dificultades tanto expresivas como receptivas.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 460 80 00