Image: Salud de los hombres

Salud de los hombres

La buena salud de los hombres comienza en la casa, donde se pueden tomar pasos a nivel individual y familiar para una vida más segura y saludable. Mientras que la brecha en la expectativa de vida entre los hombres y mujeres ha disminuido, no es un secreto que los hombres aún tienen que prestarles más atención a sus cuerpos.

Varias cosas surten un efecto negativo en contra de los hombres. Tienden a fumar y beber más que las mujeres. No buscan la atención médica con la misma frecuencia que las mujeres. Ciertos hombres se definen a sí mismos por su trabajo, que puede dar como resultado el estrés.

También existen padecimientos de la salud que afectan solamente a los hombres, como lo es el cáncer de próstata y bajos niveles de testosterona. Muchos de los principales riesgos contra la salud, a los cuales se enfrentan los hombres – como lo es el cáncer del colon o enfermedades cardiacas – pueden prevenirse y tratarse con un diagnóstico anticipado. Los estudios pueden determinar enfermedades anticipadamente, cuando resulta ser más fácil de darles tratamiento. Es importante someterse con regularidad a exámenes médicos y evaluaciones.

Duerma lo suficiente

El no dormir suficiente se asocia a múltiples enfermedades y afecciones crónicas como diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad y depresión. Además, es la causa de accidentes de tránsito y accidentes relacionados con el uso de maquinaria, y cada año provoca un número considerable de lesiones y casos de discapacidad. Las recomendaciones sobre las horas que es necesario dormir de la Fundación Nacional del Sueño indican que el número de horas cambia a medida que vamos envejeciendo. Sin embargo, no hay una “cifra exacta” ya que las horas de sueño que necesita una persona varían. Por lo general, los adultos necesitan dormir entre 7 y 9 horas.

No fume

No fume y evite el humo secundario. Inhalar el humo secundario que producen los fumadores causa problemas de salud similares a los de los propios fumadores. Dejar de fumar proporciona beneficios inmediatos y a largo plazo. Dentro de los 20 minutos después de haberse fumado el último cigarrillo, su cuerpo comienza a experimentar una serie de cambios que continuarán durante años.

Manténgase físicamente activo

Realice actividad física al menos dos horas y media a la semana. Incluya actividades que aumenten las frecuencias cardiaca y respiratoria y que fortalezcan los músculos. Usted no tiene que hacerlo todo de una sola vez. Distribuya su actividad física durante la semana y a manera de sesiones cortas a lo largo del día.

Consuma alimentos nutritivos

Coma diariamente una variedad de frutas y verduras. Limite el consumo de bebidas con alto contenido de calorías, azúcar, sal, grasa o alcohol. Escoja refrigerios saludables.

Preste atención a los signos y síntomas

¿Secreciones? ¿Sed excesiva? ¿Sarpullido o dolor? ¿Problemas al orinar? ¿Dificultad para respirar? Estos son solo algunos de los signos o síntomas de los que deben estar pendientes los hombres y, de presentarse, acudir al médico. Si tiene síntomas de cualquier tipo, asegúrese de consultar a su médico de inmediato.

Hágase sus chequeos médicos

Aunque usted se sienta bien, no significa que no necesita hacerse su chequeo anual. Algunas enfermedades y afecciones pueden no tener síntomas, por lo que los chequeos ayudan a diagnosticar anomalías antes de que se conviertan en un problema de salud. Vaya a sus chequeos regulares con su médico.

Conozca los resultados de sus pruebas de salud y sepa interpretarlos

Mantenga un registro de los valores de su presión arterial, los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre, el colesterol y el índice de masa corporal (IMC) entre otros.

Ver el articulo completo